Arte

Inicio Escultura, vanguardia La fuerza de la naturaleza de Lorenzo Quinn

La fuerza de la naturaleza de Lorenzo Quinn

Publicado por A. Cerra

El escultor italo-estadounidense Lorenzo Quinn es uno de los artistas más cotizados de nuestro tiempo. Entre sus clientes están no solo las personas más ricas del mundo, sino también instituciones como la ONU o el Vaticano, para la cual ha trabajado como su admirado Miguel Ángel.
El gran escultor del Renacimiento es uno de sus grandes referentes. Pero también lo es Auguste Rodin, ya que como él trabaja infinidad de obras protagonizadas por las manos, algo que ya hizo el escultor francés con obras como La Catedral.

La fuerza de la Naturaleza de Lorenzo Quinn

No obstante todavía hay otro grandísimo escultor que también venera Quinn. Es el artista barro Gian Lorenzo Bernini, del que ha estudiado en profundidad obras como su David por su modo conseguir el movimiento en un arte estático por naturaleza como es la escultura. Y desde luego que ha aprendido de él mucho, como se puede ver en esta obra de La fuerza de la Naturaleza.

El proceso creativo de Lorenzo Quinn, siempre comienza plasmando por escrito sus pensamientos sobre la obra. Algo que incluso luego suele exponer junto a sus creaciones. Y en este caso su texto nos habla sobre el impacto que le causaron acontecimientos recientes como el tsunami que hubo en 2004 en el Sudeste Asiático o el huracán Katrina en Estados Unidos al año siguiente.

Unos sucesos que le hicieron reflexionar sobre la fuerza de la Madre Naturaleza, y quiso hacer como en la antigüedad una obra que sirviera de ofrenda y aplacara la ira que a veces provoca increíbles desastres naturales. Una reflexión que le llevó a la conclusión de que no nos diferenciamos tanto de nuestros ancestros, y pese a todos nuestros avances y tecnología seguimos estando expuestos a los fenómenos naturales que puede ser de una fuerza incontenible.

En la obra vemos a una mujer que gira sobre sí misma simulando que va a lanzar muy lejos el globo terráqueo, emulando a los lanzadores de martillo en atletismo. Y de esta figura, que es todo movimiento y fuerza ha hecho varias réplicas, siempre con pequeñas variaciones, y las ha ido colocando por el mundo.

Así la obra se ha podido ver en Londres, en Estados Unidos, en Mónaco, en Qatar o en Singapur. Ya que como decimos, Lorenzo Quinn es un autor de enorme prestigio a nivel planetario. Algo que sorprende a veces al tratarse de un autor plenamente figurativo, porque en muchas ocasiones se prima lo abstracto y más conceptual. Sin embargo, las formas reconocibles y humanas de las obras de Quinn son muy admiradas y valoradas, posiblemente porque estamos ante un autor de características muy ornamentales, pero al mismo tiempo con una enorme profundidad de pensamiento y espiritualidad. De hecho, en muchas ocasiones sus obras remiten a antiguos mitos, y esta Fuerza de la Naturaleza es un buen ejemplo de ello.

Categorías: Escultura, vanguardia