Arte

Inicio Escultura Monumento al Renacimiento Africano

Monumento al Renacimiento Africano

Publicado por A. Cerra

Hoy os queremos hablar de una obra escultórica que representa el tipo de arte que en muchas ocasiones promueven los gobernantes más megalómanos, que confunden la calidad con la cantidad, y que más que ser mecenas del arte buscan la propaganda. Ese es el caso de la gigantesca escultura que mandó construir el presidente de Senegal en un punto elevado de la capital del país: Dakar.

Monumento del Renacimiento Africano

La obra se inauguró en 2010 y en principio fue diseñada por el arquitecto local Pierre Goudiaby, pero es innegable la influencia que tuvo el presidente del país, Wade, de hecho pidió un porcentaje importante de los beneficios en el concepto de los derechos de autor. Y ese no es más que uno de los puntos polémicos de la obra.

El título de la obra ya nos habla de su mensaje. Es el Monumento al Renacimiento Africano, y su objetivo es convertirse en imagen de un nuevo momento en la historia de Senegal y de todo el continente, un siglo XXI que esperan que sea el resurgir de esas tierras. E incluso se inauguró en el aniversario de la independencia del país y del resto de colonias que tenía Francia en África durante bien entrado el pasado siglo.

La obra realizada en bronce representa una pareja de hombre y mujer, con un niño que dirige su mirada hacia el océano Atlántico, planteando un hermanamiento con las muchas gentes de raza negra que acabaron en América. Es una pose orgullosa de esos personajes y fuertes para plantarles cara al futuro.

Hasta aquí todo normal, pero la enorme, gigantesca diferencia es la escala de la obra: 49 metros de altura. A lo que hay que sumar que se levanta en una colina que hay que ascender para llegar hasta la escultura. Así que el coste de realizar la figura y la urbanización de ese monte supuso un coste millonario, lo cual es una de las grandes críticas a la obra.

Pero hay más. Sin duda, el presidente senegalés quería hacer una obra opulenta, para que se convierta en un símbolo. Tanto que él mismo la ha comparado con la Estatua de la Libertad de Nueva York o con la Torre Eiffel en París. Está convencido de que esta escultura revitalizará el turismo en Dakar y será la imagen del desarrollo del país.

Aunque su población no esté del todo de acuerdo. Además de por su escandaloso coste, porque son figuras casi desnudas, algo que a la mayoría musulmana de Senegal no le ha gustado nada. Mientras que para la población cristiana, el hecho de que el gobernante relacionara esa imagen con Jesucristo tampoco les ha gustado.

En definitiva, que por una parte Wade ha conseguido que en los últimos años, la obra aparezca en muchas webs, revistas y televisiones, dando a conocer Senegal. Pero por otra parte, las críticas no han cesado, y son muchos que lo han tildado de obra “estalinista” por su grandiosidad típica de todo lo soviético, y también como el ”monumento de la vergüenza”.

Categorías: Escultura