Arte

Inicio Escultura, Renacimiento Sacrificio de Isaac de Ghiberti

Sacrificio de Isaac de Ghiberti

Publicado por A. Cerra

Esta obra realizada en bronce por Lorenzo Ghiberti en el año 1401 se expone en la actualidad en el Museo Barghello de Florencia. Y junto a ella, hay otra de tema idéntico realizada el mismo año y en el mismo material por Filippo Brunelleschi. De hecho, ambos relieves fueron las muestras presentadas por sendos autores para el concurso que la ciudad promovió para decorar las segundas puertas del Baptisterio de Florencia. Un encargo que finalmente recayó en poder de Ghiberti.

Sacrificio de Isaac de Ghiberti

Sacrificio de Isaac de Ghiberti

Ese concurso artístico hay que entenderlo en su contexto histórico. Florencia, tras haberse liberado del sitio al que la sometió el ejército milanés, emprendió una política de revitalización, entre la cual se incluía la promoción de este tipo de concursos artísticos. Y de ellos, dos destacaron sobre el resto. Uno éste de la puertas del Baptisterio y otro la realización de la cúpula del Duomo o Catedral de Florencia.

A ambos se presentaron Ghiberti y Brunelleschi. Y el de las puertas lo ganó el primero, y el Cupulone de Santa María de las Flores lo ganó Brunelleschi.

Una de las razones importantes por las que venció Ghiberti, es porque su modelo, el relieve que aquí mostramos, era una pieza que suponía que el coste final de la obra iba a ser bastante más económico que si lo hubiera realizado Brunelleschi o Jacopo della Quercia, el tercer finalista del concurso, y cuyo relieve también permanece expuesto en la actualidad en Florencia.

Y otra razón del triunfo de Ghiberti, es que su estilo no era tan innovador como el de Brunelleschi ni tan conservador como el della Quercia. Sin olvidar, la extraordinaria calidad técnica que poseía este escultor. Algo que pocos años después le sirvió para que le encargaran la ejecución de las terceras puertas del Baptisterio de Florencia, una de sus obras cumbres, y conocidas mundialmente con el sobrenombre de Puertas del Paraíso.

La composición de la escena del Sacrificio de Isaac, la compone a partir de una diagonal, marcada por el paisaje, lo que le permite ajustarse mejor al marco trilobulado que obligatoriamente debía tener el relieve. Un marco que era para mantener la estética con las primeras puertas del Baptisterio realizadas por Andrea Pisano.

Las figuras que vemos en la obra están muy estilizadas, y la imagen del sacrificio con la imagen de Abraham curvada y serena, es mucho más reposada que en la escena que planteaba Brunelleschi. Y en general, la obra aunque todavía apegada a la herencia del Gótico de las décadas precedentes, también tiene mucho que ver con el gran conocimiento que este escultor poseía de la Antigüedad. De hecho, casi todas las figuras del relieve responden a algún modelo de la escultura clásica, bien sea griega o romana.

Categorías: Escultura, Renacimiento