Arte

Inicio Impresionismo, Pintura Bañistas en la Grenouillière de Monet

Bañistas en la Grenouillière de Monet

Publicado por A. Cerra

Claude Monet y Pierre Auguste Renoir trabajaron codo con codo durante mucho tiempo y a lo largo de los años. Los cuadros de ambos demuestran que tenían una relación de amistad muy próxima y las familias de ambos coincidían en más de una ocasión. Por ejemplo en La Grenouillière, un lugar bañado por el Sena, cerca de París, donde pasaron juntos el verano de 1869, realizando numerosas obras allí. Entre ellas esta de Monet que hoy en día atesora la National Gallery de Londres.

Bañistas en la Grenouillière de Monet

En realidad, Monet, consideraba este lienzo una especie de boceto de lo que en realidad pretendía plasmar. De hecho, él mismo lo denominó “mauvais pochades” (cuadro malo) por ser algo hecho de manera rápida y al aire libre. Si bien es cierto que esa técnica pocos años después iba a ser su modo de trabajar.

En ese método que caracterizó el arte impresionista no todo se debió al carácter genial de este tipo de artistas. Hubo unos elementos técnicos que ayudaron en su proceder. Por ejemplo, les ayudó mucho un invento de la época: los tubos de pintura hechos de metal y que se podía plegar, enrollar y cerrar. Unos tubos de pintura al óleo parecidos a los que existen todavía hoy en día en cualquier tienda de manualidades. Y otra invención a la que sacaron un enorme rendimiento fueron los pinceles con abrazaderas metálicas.

Esta última herramienta fue muy importante. Hasta entonces los pinceles tenían que ser redondos. Sin embargo las abrazaderas metálicas permitieron que se hicieran pinceles planos, lo cual invitaba a una pincelada muy novedosa: la mancha, es decir un toque de pintura amplio, plano y cargado de igual modo en toda la superficie del pincel. Así precisamente pintó esta tela Monet, lo cual además otorga a su trabajo mucha inmediatez y rapidez.

Por ejemplo, fijémonos en cómo ha pintado el agua. Al observarla nos da la impresión de que hay movimiento y reflejos, tal y como la vemos y sentimos en la realidad. Pues bien, lo que él ha pintado son rectángulos horizontales, combinando colores y alternando toques suaves y espesos, de pintura una veces opaca y otras más fluida.

Todo en el cuadro son manchas, toques de pintura. Puede que Monet lo considerada un “cuadro malo”, pero la verdad es que vista con perspectiva su trayectoria, está dando unos pasos de gigante en su estilo más personal y en los cimientos del Impresionismo. Podemos ver que ha desaparecido por completo la distinción entre color y dibujo, porque son esas manchas las que dan forma y también crean la luz del cuadro. En definitiva, que no es un cuadro malo sino una valiosa obra de arte.

Categorías: Impresionismo, Pintura