Arte

Inicio Barroco, Pintura Celebración de la Paz de Westfalia según Van der Helst

Celebración de la Paz de Westfalia según Van der Helst

Publicado por A. Cerra

El título de esta obra pintada por el artista Bartholomeus Van der Helst deja bien claro que nos muestra el pintor. Y es que el título completo de la obra es La celebración de la Paz de Münster el 18 de junio en el cuartel general de los ballesteros cívicos de Amsterdam. Más claro imposible.

Y eso vemos, un grupo de soldados y milicias tras la firma de ese documento y ese día, un momento cargado de historia ya que junto a los actos que también se celebraron en los siguientes meses en la ciudad de Osnabrück, representa el episodio de la Paz de Westfalia de 1648. Una paz que entre otras cosas representó la independencia de los Países Bajos del Imperio Español, con el que llevaba enfrentado durante las sangrientas décadas de la Guerra de los Ochenta Años.

Celebración de la Paz de Westfalia según Van der Helst

Pues bien, tan solo un año después de aquel episodio, Van der Helst estaba pintando este enorme lienzo (232 x 547 cm) que hoy cuelga de las salas del Rijksmuseum de Ámsterdam.

Una escena festiva tras la victoria, aunque está claro el carácter flamenco y protestante, mucho más contenido que el latino, porque pese a estar celebrando su independencia buscada desde hacía muchos años, lo cierto es que nos lo presenta todo bastante contenido, aunque eso sí, la comida abunda entre los presentes y todavía más el vino.

Además también podemos comprobar otro hecho histórico, y es que la Guardia Cívica de Ámsterdam originalmente había sido una milicia brava que tenía que defender a su ciudad frente a los ataques españoles. Sin embargo, aquel espíritu de lucha realmente en los últimos tiempos había desaparecido, y en el momento en el que son retratados, más que soldados son un grupo de burgueses muy ricos. Y en el fondo por eso pueden pagarse un retrato de estas características y dimensiones, ya que todos los personajes que nos presenta Helst son reales y reconocibles en su tiempo.

Van der Helst en total hizo 25 retratos individuales para luego incluirlos en la escena de todo el grupo. Este tipo de retratos grupales y vinculados a un momento histórico concreto o una actitud fue bastante común por aquel entonces en los Países Bajos, donde además se contaba con los pintores plenamente cualificados.

Los ejemplos en este sentido son numerosos, pero podemos citar a dos de los más grandes. Uno sería Franz Hals autor de obras como El banquete de los arcabuceros de San Jorge de Haarlem. Y otro sin duda sería el propio Rembrandt pintor de la famosa Ronda de Noche, expuesta en el mismo Rijksmuseum.

Categorías: Barroco, Pintura