Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Cristo presentado al pueblo de Metsys

Cristo presentado al pueblo de Metsys

Publicado por A. Cerra

Este cuadro tiene dos títulos y es conocido tanto como Cristo presentado al pueblo como por Los improperios. La obra la realizó el pintor flamenco Quentin Metsys entre los años 1527 y 1530, sobre tabla y con la técnica del óleo. Y hoy en día se conserva en el Museo del Prado de Madrid.

Cristo presentado al pueblo de Metsys

Cristo presentado al pueblo de Metsys

En un primer vistazo se puede ver como una sencilla escena de los episodios de la Pasión de Jesucristo. Sin embargo, con una lectura en profundidad se descubre el verdadero mensaje de la imagen en las arquitecturas y esculturas del fondo.

En realidad, Metsys hace una verdadera sátira social contra los abusos del poder y de la burguesía, para lo cual recurre a plasmar rostros caricaturizados que de alguna forma recuerdan a los dibujos fisionómicos del italiano Leonardo da Vinci o el alemán Albert Durero, de hecho algún historiador del arte ha escrito que Metsys se inspiró para esta obra en una estampa de Durero realizada en 1498.

Hay que tener en cuenta que mientras el pintor realizaba su producción en Amberes, adonde había llegado desde su Lovaina natal, en esa zona del norte de Europa estaban surgiendo prácticas económicas muy capitalista y voraces amparadas por el reinado de Carlos V. Y no fue la única ocasión en la que este pintor planteo imágenes vinculadas con esa situación social y económica, ya que a ello también alude su famoso cuadro del El Cambista y su mujer, de 1514.

En el caso de Los improperios vemos a Poncio Pilatos con un rostro de extraordinario parecido físico con el del emperador. Este personaje bíblico que se hace lavar los pies por el pueblo aparece en la primera grisalla a la izquierda. Mientras que en la grisalla central nos presenta una Caridad famélica que alimenta con escasez a los niños. Y por fin en la grisalla de la derecha vemos la figura de La Verdad o la Libertad mirando con avaricia una estrella de oro que lleva en su mano, planteando que en ese momento es el dinero lo que proporciona la verdad o la libertad, y no la luz de una antorcha, símbolo del conocimiento, como se plasmaba tradicionalmente.

Y en cuanto a los personajes que asisten a la presentación de Cristo para enjuiciarlo, son todas personas ricas que portan pomposos adornos, sombreros y trajes, y todos ellos aparecen pidiendo compulsivamente la muerte de Jesús.

En definitiva, se trata de una obra que representa bien a las claras el contenido de la producción pictórica de Quentin Metsys, un autor que de alguna forma inauguró el género de la sátira social. Algo que hizo tomando como base de su inspiración tanto a los pintores tradicionales de los Países Bajos como a otros de carácter más italianizante. Tal vez a esa admiración hacia la tradición pictórica flamenca se deba la acumulación de figuras, algo que desde luego recuerda otras obras anteriores de época medieval.

Categorías: Pintura, Renacimiento

No hay comentarios para “Cristo presentado al pueblo de Metsys”