Arte

Inicio Barroco, Pintura El ciudadano de Delft y su hija de Jan Steen

El ciudadano de Delft y su hija de Jan Steen

Publicado por A. Cerra

El ciudadano de Delft y su hija de Jan Steen

Cuando pensamos en la ciudad de Delft en los Países Bajos y pintores del Barroco holandés es casi inevitable que nos venga a la cabeza el autor de la célebre Joven de la Perla, Johannes Vermeer que inmortalizó su ciudad con una vista emblemática. Pero la realidad es que este autor no fue el único que nos ha dejado cuadros pintados en esa época en la bella ciudad.

Un ejemplo es este cuadro del año 1655 que pintó Jan Steen y que hoy se conserva en el Rijksmuseum de Ámsterdam.

La urbe se identifica en el propio título de la obra: El ciudadano de Delft y su hija. Pero además para quiénes conozcan esa ciudad, también son perfectamente reconocibles algunos de sus emblemas. En especial el campanario de la Oude Kerk e incluso el tejado a doble vertiente de la Delftlands Huis. Y es que la imagen está tomada desde la zona vieja de la ciudad, donde abundan los canales y las calles junto a esos muelles eran bastante estrechas. Además que de las casas suelen tener fachadas igualmente estrechas, aunque su interior sea profundo.

En ese peculiar urbanismo, las casas de los más acaudalados colocaban una especie de galería a pie de calle. Solo unos escalones la elevaban un poco y dos de sus lados quedaban cerrados por una barandilla y hasta un asiento para el propietario. Lo vemos en el cuadro de Steen, un auténtico experto en retratar todo tipo de costumbres de la época, tal y como vemos en La fiesta del bautizo o en Joven comiendo ostras.

En esta ocasión dedicó su interés a esta costumbre tan singular. Un hombre sentado en un saliente de su casa, en un espacio parcialmente privado y parcialmente público. En realidad esta actitud se traducía en una especie de manifestación de estatus social. Solo los más ricos podían tener ese rato ocioso, como para asomarse a contemplar el panorama urbano. Y de paso se aprovechaba para tener charlas con vecinos e incluso era un lugar donde citarse para hacer algún negocio o pactar relaciones, quizás por eso también está su hija elegantemente vestida.

Sin embargo, en esta ocasión no ocurre nada de eso. Son unos pobres los que se acercan hasta la casa y le piden una limosna a ese hombre, quien parece mirarles con cierto desapego y ninguna intención en cuanto a darles dinero.

¿Quién fue este personaje? No se sabe a ciencia cierta, y aún así diversos historiadores del arte especularon con que podía ser el alcalde de Delft. Así como también se les ha identificado como Adolf Croeser y su hija. Un personaje burgués dedicado a la comercio en la ciudad, y quien posiblemente era proveedor de Jan Steen durante su estancia de 3 años en Delft, un lugar y una época de su vida en la que este pintor sobre todo se ganó la vida trabajando en una cervecería.