Arte

Inicio Pintura Flores de Albert Moore

Flores de Albert Moore

Publicado por A. Cerra

Flores de Albert Moore

Albert Moore (1841 – 1893) es junto a James McNeill Whistler, el gran representante del estilo esteticista que se dio a mediados del siglo XIX. Un movimiento artístico anglo-francés que en sus inicios estaba muy vinculado con los pintores prerrafaelitas, de quienes tomaron sobre todo la idea de una pintura placentera que trasladase más estados de ánimo que narraciones o mensajes.

De alguna forma el crítico de arte francés Gautier fue quien resumió el aspecto más hedonista de este corriente con su célebre frase del “arte por el arte”. Es decir, se vio como un movimiento creativo que sencillamente buscaba las formas bellas, hasta provocó un estilo en la moda de la época. Al mismo tiempo siempre se ha tomado como un tipo de pintura autoindulgente en exceso, donde todo es afectación pero no hay contenido. Tan solo se trataba de crear objetos visualmente hermosos, con un enorme poder decorativo.

Y desde luego que Albert Moore es un estupendo exponente gracia a obras como esta de Flores de 1881 que se conserva en la Tate Britain de Londres, donde también se halla otra de sus creaciones más carismáticas: La niña dormida.

En sus inicios, Moore estuvo muy próximo al prerrafaelismo, pero pronto derivo al Esteticismo volcando todos sus cuadros hacia una pintura bella y sensual. En ese sentido se sentía profundamente atraído por la música, a la que consideraba la expresión artística más perfecta. De hecho quiso trasladar al lienzo uno de los puntos definitorios de la música, es decir, conseguir que forma y contenido fueran una sola cosa.

Pero no solo la música era un referente para sus obras. También rendía tributos de una forma continua al arte clásico, dando a sus figuras portes escultóricos y vistiéndolas en muchas ocasiones como las estatuas de la Antigüedad. Mientras que también era una importante influencia los grabados japoneses y su concepto decorativo. Eso es especialmente evidente en este óleo de Flores, en cuyo fondo es una especie de cortinaje floral casi tan importante como la mujer. De hecho, no hay tan apenas diferencia entre ese fondo y el primer plano, todo está a la misma altura, algo que muy en la línea de considerar que eran igual de importantes las formas, los colores y la composición.

La verdad es que el Esteticismo fue un movimiento efímero y de alguna forma denostado por su carácter banal y hedonista, sin más pretensión que crear algo bello. Sin embargo, su huella fue muy importante en diversos movimientos artísticos posteriores como el Arts & Crafts, el Modernismo o el Art Decó, por no hablar en muchas tendencias de diseño gráfico y de interiores que han desarrollado a lo largo del siglo XX, e incluso en fechas recientes.