Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Mujer con guitarra de Georges Braque

Mujer con guitarra de Georges Braque

Publicado por A. Cerra

Braque es junto a Pablo Picasso el gran creador del Cubismo, una de las corrientes de vanguardia más influyentes de todo el arte del siglo XX. Y si bien, Picasso pasó por varias etapas estéticas y estilísticas a lo largo de su vasta producción, en el caso de Georges Braque sus obras siempre se mantuvieron muy pegadas al arte cubista. Y un magnífico ejemplo de ello es este cuadro titulado Mujer con guitarra que hoy en día cuelga en las salas del Museo Nacional de Arte Moderno del Centro Georges Pompidou de París.

Mujer con guitarra de Georges Braque

¿Mujer con guitarra? Obviamente no es lo primero que vemos al contemplar el lienzo. Lo primero que se aprecia son el juego de rectángulos grises que sobrevuelan el espacio a modo de transparencias. Son como láminas traslúcidas flotantes y que de pronto se cortan para mostrar en la mitad inferior de la tela un plano de color ocre.

Ni la mujer ni la guitarra se ven a primera vista. Pero lo cierto es que cuando se descubre el primer rasgo, la verdad es que después va surgiendo rápidamente el resto. En la parte más alta vemos una boca de labios carnosos, como si nos mandara un beso. Y con eso nos basta para imaginarnos el resto de su rostro y de su cuerpo. O más bien lo buscamos.

Por ejemplo, sobre los labios hay dos medias lunas, que lógicamente son los párpados. O se intuyen como unas nubes del fondo y las relacionamos con su cabellera, y a partir de ella sus hombros y su cuello.
Todo queda enmarcado por unas zonas negras que nos recuerdan un sillón sobre el que la muchacha está sentada. Así que si toca la guitarra estará en la mitad inferior del cuadro, sobre su regazo.

Allí está ese gran plano ocre que ahora se comprende. Es la madera de la guitarra y sobre ella se pintan sus cuerdas.

Es decir, Braque nos va mostrando partes de los elementos que protagonizan el cuadro. Pero nunca están completos. El espectador los tiene que buscar, unir e interpretar. O sea, no basta con un primer vistazo para apreciar este tipo de obras. Se hace necesario dedicarles tiempo y un poco de imaginación.

El propio Braque argumentó este tipo de pintura, diciendo que él no era capaz de pintar a una mujer en toda su belleza, siguiendo los criterios de la realidad. Si bien pensaba que nadie tenía esa capacidad. El caso es que pensó que sí que podía pintar otro tipo de belleza basada en las líneas, masas, volúmenes, pesos, y por supuesto todo en base a su subjetividad. En fin, que no busca representar lo natural, eso no es más que una excusa, para crear una imagen decorativa, aunque con sentimiento.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX