Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura Retrato de Jean Baptiste Belley

Retrato de Jean Baptiste Belley

Publicado por A. Cerra

Retrato de Jean Baptiste Belley

Está claro que este retrato realizado por Anne-Louise Girodet de Roucy Trioson en el año 1797 no es el mejor retrato del periodo neoclásico. Aunque eso no significa que no tenga una destacada calidad pictórica, que sí la tiene, de hecho el autor había sido alumno destacado del gran pintor neoclásico Jacques Louis David. Pero además es merecedor de aparecer en un recorrido por la historia del arte por un motivo. Por ser la primera ocasión en la que se retrata a un diputado de raza negra.

Se trata de Jean Baptiste Belley, diputado de Santo Domingo que antes había sido esclavo y que llegó a París para participar en la Convención. Y posó para la ocasión vestido con las ropas europeas más elegantes. Unos ropajes entre los que se distingue la larga faja de colores desvaídos pero que se intuye que tendría los tres colores de la bandera gala, y es que este retrato hay que entenderlo en su contexto histórico. Es decir, unos años después a la Revolución Francesa de 1789 y de la abolición de la esclavitud en 1794.

De este personaje, convertido en un símbolo, sabemos gran parte de su historia. Nació en el año 1747 en una aldea de Senegal, y con solo dos años fue llevado en un buque negrero hasta las colonias francesas del mar Caribe. Allí fue esclavo durante muchos años, pero cuando fue liberado, se convirtió en un luchador contra los negreros, lo que le sirvió para ser elegido como diputado, motivo por el que se trasladó a Francia. Estuvo varios años en ese país y se alineó con las posturas de Napoleón y hasta participó en algunas de sus expediciones. Pero acabó regresando a Santo Domingo, donde casi de forma inmediata fue detenido, ya que Bonaparte había decidido que no podía haber funcionarios negros. Así que acabó en la cárcel, donde moriría en 1805.

Pero mucho antes de eso tuvo sus momentos de gloria como diputado y uno de ellos fue cuando se hizo este retrato y se expuso como imagen de la emancipación de los esclavos, en una actitud de auténtico orgullo por su raza y sus logros.

Además hay un detalle muy importante, y es el busto que tiene a sus espaldas el personaje. Ese busto es la efigie del abate Gillaume Raynal. Este personaje ya en 1730 había escrito su obra Historia Filosófica y Política de los establecimientos y del comercio con las dos Indias, donde promulgaba abiertamente su crítica a la esclavitud, motivo por el cual la obra había sido condenada en los tribunales de París.

Pero además la presencia de ese busto de mármol blanco, le sirve a este pintor conocido como Girodet-Trioson (1767 -1824) para hacer una curiosa comparativa entre las fisonomías de ambas razas, deteniéndose sin duda en un magnífico estudio del rostro del diputado negro.

Categorías: Neoclasicismo, Pintura