Arte

Tres mujeres de Léger

Publicado por A. Cerra

Esta gran pintura (183 x 251 cm) de Fernand Léger que se guarda hoy en día en el MoMA de Nueva York, reúne muchas de las características del arte de este pintor francés representante de las primeras vanguardias. Un pintor que bebe de diversas fuentes como el Cubismo, el Futurismo e incluso el Art Decó, y además es capaz de rendir un homenaje al arte clásico. Ya que al fin y al cabo este cuadro de 1921 es una visión actualizada de un tema tan repetido como es el desnudo femenino. Pero aquí interpretado a través de formas geométricas y dislocadas.

Tres mujeres de Léger

Los volúmenes de los miembros femeninos nos recuerdan más a robots que a mujeres. Están redondeados, pero parecen mecanos compuestos por piezas de formas cilíndricas, esféricas, etc. No dan sensación de blandura, sino todo lo contrario, la armonía de colores que usa nos traslada a texturas metalizadas.

De alguna forma, con esta imagen de un interior doméstico Léger también nos traslada la fe en la modernidad y la industrialización de otras muchas de sus obras, como en Los Constructores. Un fe que tiene mucho de esperanza, ya que para él y para muchos otros artistas de la época, el mundo que acaba de pasar por la terrible Primera Guerra Mundial solo podía salvarse gracias a las máquinas.

Por otro lado los historiadores ven influencias muy peculiares. Por un lado está Cézanne, que con sus obras precubistas siempre fue un referente para Léger. Por otro lado, también se aprecia un recuerdo a las escenas de Ingres en las que aparecen interiores y mujeres desnudas como en su famosa Odalisca. Si bien como ya hemos dicho, el artista de vanguardia reinterpreta las formas clásicas, así como transforma la estancia en un ambiente propio del estilo art-decó de la época.

Y precisamente es en esa decoración espacial donde se manifiesta otra influencia, que en este caso no mira al pasado, sino al futuro. Para muchos, Léger ya conocería los cuadros de un joven Piet Mondrian cuyos juegos de geometría y color parecen decorar la pared que sirve de fondo a una escena que sencillamente nos presenta un trío de mujeres sentadas y reclinadas tomando un café en un apartamento diseñado a la última moda. Tan moderno como e ese peculiar e idéntico peinado de melena lisa a un lado que lucen todas ellas.

En resumen, que estamos ante una obra carismática en la producción de Léger, el cual invirtió en ella dos años de trabajo, numerosos bocetos y varias versiones a un tamaño menor.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX