Arte

Inicio Pintura Tríptico Braque de Roger van der Weyden

Tríptico Braque de Roger van der Weyden

Publicado por A. Cerra

Tríptico Braque de Roger van der Weyden

Este tipo de trípticos de carácter religioso y privados se hicieron muy habituales entre las ricas familias flamencas, ya que se hacían a un tamaño que les convertía en pequeños altares portátiles, de manera que sus propietarios los podían tener en casa o llevárselos en sus viajes. Seguramente Roger van der Weyden pintó más de uno, pero este es el único que ha llegado hasta nuestros días.

En este caso, el tríptico cerrado ocupa el espacio de la tabla central, es decir, 41 x 68 cm. Y es que las dos tablas laterales se abren y se cierran mediante bisagras. Y es precisamente al estar cerradas cuando se pueden ver los escudos de armas de Jehan Braque y su esposa Catalina de Brabante. Un matrimonio muy corto ya que se casaron hacia 1450, y el marido falleció apenas dos años después. De hecho, la obra la encargaría la mujer en esa fecha de 1452 para recordar a su difunto esposo.

abla central del Tríptico Braque de van der Weyden

El cuadro tiene en el centro la imagen de Cristo bendiciendo rodeado de su madre la Virgen María y del Evangelista, con la presencia de la Magdalena a la derecha y de San Juan Bautista a la izquierda. Y si lo cierto es que aunque las figuras y los colores son propios de una obra de madurez del gran pintor flamenco, posiblemente su arte no alcance las cotas de maestría que distinguen El Calvario o El Descendimiento. Sin embargo, esta obra que guarda el Museo del Louvre de París es rica en ciertos detalles que nos hablan de la religiosidad de la época.

Tabla derecha del Tríptico Braque de van der Weyden

Por ejemplo, aunque no se suelan ver, es muy interesante cerrar el tríptico y descubrir la parte trasera de las dos tablas que hacen de puertas. Ahí ya hemos mencionado que están los símbolos heráldicos familiares. Pero hay más. También hay elementos simbólicos como una calavera que nos habla de la muerte de Jehan Braque o hay varias inscripciones de carácter moral y también teológico. Las cuales también aparecen en las tablas con las figuras que se ven al abrir el tríptico.

Tabla izquierda del Tríptico Braque de van der Weyden

Muestra de ello es la frase del Eclesiastés que se incluye en las tablas “¡Oh, muerte, qué amargo es tu recuerdo para un hombre que se encuentra en paz rodeado de sus bienes, para un hombre que no tiende nadad que le turbe, que lo alcanzó todo felizmente y que está ahora a punto de gustar la comida!”