Arte

Inicio Pintura Túmulo tracio de Kazanlak

Túmulo tracio de Kazanlak

Publicado por A. Cerra

Esta obra de la Antigüedad la encontramos en un parque del centro de ciudad de Kazanlak, en Bulgaria. Una obra que hoy en día está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero cuyo hallazgo fue casual y en un contexto bélico.

Fue en el año 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, y se preveía que la ciudad sufriera bombardeos. Así que para proteger a la población civil se comenzaron diferentes excavaciones para disponer de refugios antiaéreos, y fue entonces cuando se encontró esta estructura arquitectónica datada aproximadamente en el siglo IV antes de Cristo. Y no solo estaba la estructura más o menos intacta, sino que se conservaban de un modo excelente las pinturas de la cúpula de la cámara mortuoria.

Escena central de las pinturas del túmulo de Kazanlak

Se trata de la tumba de algún importante personaje de Tracia, ya que por aquel entonces la capital de este pueblo indoeuropeo se encontraba en Seutópolis, muy cerca de aquí. Un pueblo que sufriría poco después los ataques de los persas, para después ser anexionado al imperio macedonio de Alejandro Magno, y finalmente acabar romanizados como una provincia bajo el dominio de Roma.

Pero antes de toda esa decadencia, nos legaron un interesante patrimonio en diferentes lugares de Bulgaria. Y especialmente en Kazanlak y alrededores donde están localizados muchos túmulos. Pero ninguno tan valioso como el que aquí nos ocupa.

Es una tumba del tipo tholos, o sea de planta circular, a la que se accede mediante un estrecho pasillo. Como este tipo de enterramientos se han encontrado en otros lugares de Grecia, como es el caso de las tumbas micénicas. Pero raramente poseen unas pinturas como estas.

Se trata de toda una bóveda pintada con una celebración de banquete fúnebre en honor del fallecido. Supuestamente a él se le puede identificar abrazando a su amada y alejándose después a caballo.

Se desconoce quién fue el personaje que fue enterrado aquí, pero parece seguro que fue un gobernante, dada la calidad de lo hallado. Y eso que la tumba fue ya expoliada en la Antigüedad y seguro que tenía un ajuar funerario de lo más rico.

En definitiva, se trata de una de las pinturas helenísticas de mayor calidad que se han conservado. Si bien es cierto que son muy delicadas. Por ello cuando se hace la visita al Túmulo tracio de Kazanlak no se ven las originales. Se trata de una réplica a escala exacta y con todo tipo de detalles idénticos a la original, ya que si las auténticas las vieran demasiados turistas las pinturas acabarían muy afectadas y finalmente se perderían.

Categorías: Pintura