Arte

Inicio Arquitectura, Románica Capilla Cormac

Capilla Cormac

Publicado por A. Cerra

Uno de los rasgos distintivos de la historia y el carácter de Irlanda es su tradicional catolicismo, atribuido a la presencia en la isla de San Patricio allá por el siglo V, cuando evangelizó a los irlandeses, hasta convertirse en su patrón, como demuestra su catedral en Dublín.

Capilla Cormac en Cashel

Pues bien un paso clave en esa cristianización de los pueblos celtas autóctonos de Irlanda fue convertir a los reyes del territorio en esa religión. Algo que precisamente ocurrió en Cashel, en el condado de Tipperary.

Ahí estaba la residencia real, y ahí es donde hoy está la Capilla Cormac y varios monumentos de época medieval, si bien todos posteriores a la supuesta presencia de San Patricio en el lugar.

De todo ello, la parte más antigua también es la más alta. Y se trata de una enorme torre que se eleva unos 28 metros para poder controlar desde ahí visualmente toda la zona, que es la fértil y llana Golden Valley. Es una construcción de datación incierta, si bien casi todos los historiadores plantean que se alzaría en torno al año 1.100.

En cambio, del edificio cercano de la Capilla Cormac si que se conocen sus fechas de construcción concretas, ya que se comenzaría en el año 1127 y siete años más tarde ya estaría consagrada.

Se trata de uno de los mejores ejemplos de arte románico en Irlanda. De los mejores y más complejos, ya que hay elementos como las dos torres gemelas que se construyeron en sus laterales que no son nada comunes en la arquitectura medieval irlandesa. De hecho hay quien ve vínculos con la arquitectura germánica, tal vez debido a los orígenes del abad de aquel momento.

Y otro rasgo que hace destacar a la Capilla Cormac es la presencia de importantes frescos pintados en su interior. Unos frescos que han resistido el paso de la historia, los ataques de los ingleses como el que ocurrió con las tropas de Cromwell a mediados del siglo XVII, y también la incesante humedad del lugar. Pese a ello, se mantienen en pie sus bellos arcos, su bóveda de crucería y sobre la piedra arenisca las pinturas de diferentes figuras de santos, y todavía se guardan parte de sus formas y de sus intensos colores (aunque es innegable que sería necesaria una profunda restauración).

Por ello el templo es un joya del arte medieval de Irlanda, pero además es que en su emplazamiento, conocido como Roca Cashel hay más edificaciones históricas. Por ejemplo esta el edificio que se construyó en el siglo XIII para servir de catedral, junto a la cual se levantaría posteriormente el Palacio Arzobispal.

Y por si fuera poco en el entorno hay distintas cruces medievales, una de ellas dedicada a San Patricio. Un tipo de cruces características del arte irlandés de la Edad Media y que tienen como obra cumbre la famosa Cruz de Clonmacnoise.

Categorías: Arquitectura, Románica