Arte

Inicio Arquitectura Catedral de San Luis de Cartago

Catedral de San Luis de Cartago

Publicado por A. Cerra

Desde hace siglos Túnez, en el norte de África, es un país cuyos habitantes son mayoritariamente de creencias musulmanas. Lo cual no significa que no haya habido otras religiones en este territorio del Magreb. Una buena muestra de ello es la existencia de dos catedrales católicas en el país. Una de ellas es la catedral de San Vicente de Paúl en la capital tunecina y otra la de San Luis situada en la ciudad de Cartago. De esta última os vamos a hablar a continuación.

Catedral de San Luis de Cartago

Lo cierto es que se trata de un templo construido a comienzos del siglo XIX, cuando Túnez estaba bajo dominio de Francia. Una época en la que el poderoso cardenal francés Charles Martial Lavigerie promovió la construcción de esta grandiosa iglesia que homenajeara al rey Luis IX de Francia, el cual allá por el siglo XIII había muerto en Túnez infectado de peste durante el trascurso de sus campañas militares de la Séptima Cruzada.

De ahí la advocación de San Luis para el templo de Cartago. Y al ser una obra católica y de promoción francesa se levantó siguiendo las pautas de una arquitectura neobizantina y con toques arabescos que tanto gusto en el siglo XIX en Francia, donde hay grandes edificaciones de este estilo en Marsella, donde está Notre Dame de la Garde. E incluso en París, con el icónico templo del Sagrado Corazón de la colina de Montmartre.

Un estilo orientalizante que cuadra a la perfección en Túnez y que de alguna manera también le servía para hacer guiños culturales a la población local, porque al fin y al cabo se iba a tratar de la sede del obispo católico en la ciudad, y por lo tanto una institución ajena a la tradición musulmana.

La Catedral de San Luis de Cartago es de planta de cruz latina, y en ella destaca las dos torres que se levantan a sus pies, o sea en su fachada. Por otro lado los detalles moriscos son habituales en la decoración. Especialmente en las vidrieras que hay en los distintos vanos del edificio.

No obstante hay que decir que en la actualidad ya no tiene un uso religioso. Desde el año 1964 no se celebran ceremonias católicas en su interior, y por un acuerdo con el Vaticano, el edificio pasó a ser propiedad del Estado de Túnez. De esta forma el inmueble se cerró al culto y con el tiempo se transformó hasta convertirse en 1993 en el destacado centro cultural que es en la actualidad.

Categorías: Arquitectura