Arte

Inicio Arquitectura El yacimiento de El Caracol en Belice

El yacimiento de El Caracol en Belice

Publicado por A. Cerra

El pequeño país centroamericano de Belice comparte con sus vecinas tierras de Guatemala y de México el pasado maya. Por ello es un país donde están algunos de los yacimientos más interesantes de esa civilización.

Uno de esos lugares es el yacimiento de El Caracol, el mayor de todos ya que aquí se han encontrado infinidad de construcciones, y otras muchas que todavía permanecen ocultas por la exuberante vegetación de la jungla tropical. De hecho, El Caracol en no pocas ocasiones se compara con uno de los yacimientos mayas más destacados: el de la ciudad de Tikal en Guatemala.

El Caracol en Belice

De hecho, se estima que en El Caracol llegaron a vivir más de 100.000 personas, más que en la ciudad más grande del actual Belice. Y no es en el único aspecto que el pasado de El Caracol supera al presente del país. Por ejemplo, aquí sigue estando el edificio más alto de todo Belice. Se trata del templo más grande, la conocida como pirámide Ca’ana que alcanza los 45 metros. E incluso el segundo edificio más alto de Belicie hoy en día también es maya, aunque se trata de otro yacimiento, el de Xunantunich, donde hay otro templo denominado El Castillo, como en Tulum, que casi llega a los 40 metros.

Volviendo a El Caracol, los arqueólogos han podido reconocer varios templos, así como diversos palacios. E incluso en el interior de esas residencias palaciegas han descubierto como estaban decoradas con sus paredes decoradas con estuco y pinturas de fuertes colores.

Igualmente las excavaciones han sacado a la luz numerosas tumbas, donde como es habitual en otros lugares mayas, son muy habituales las inscripciones jeroglíficas, prácticamente indescifrables para el hombre actual.

Del mismo modo el trabajo arqueológico ha sacado a la luz varias plazas, dos campos de pelota, diversas plazas, un observatorio astronómico y miles de estructuras variadas. En definitiva, se trata de un conjunto maya apasionante y de enormes dimensiones. Podríamos decir que casi es inabarcable, ya que el paso del tiempo no solo ha destruido muchos elementos, también ha hecho que tras siglos de abandono, el sitio estuviera prácticamente colonizado por la jungla. De manera que las campañas arqueológicas son continuas, además de muy costosas.

Costosas tanto por el trabajo a realizar como por el dinero a invertir, y Belice no es precisamente un estado muy rico. Por eso los trabajos son lentos, aunque en el caso de El Caracol son más o menos constantes, ya que en otros importantes yacimientos del país como puede ser Altun Ha o las ruinas de Lamanai, las excavaciones son más lentas.

Categorías: Arquitectura