Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Santa Croce de Florencia

Santa Croce de Florencia

Publicado por A. Cerra

Esta iglesia gótica la construyó Arnolfo di Cambio, quién la inició hacia el año 1295. Este personaje es una de las personalidades artísticas más importantes de la Florencia de la época gótica, ya que él también fue el arquitecto del Duomo o Catedral de la ciudad, así como igualmente destacó como escultor, realizando interesantes trabajos como la escultura del Papa Bonifacio VIII.

Santa Croce de Florencia

Santa Croce de Florencia

En su momento fue la iglesia de la Santa Croce fue la edificación más de la orden franciscana. Y se construyó siguiendo fórmulas de la arquitectura gótica, y ello pese a que la cubierta es de madera, algo que se debe a la tradición local florentina, al mismo tiempo que con ello se remite a la sencillez de las basílicas paleocristianas, ligando así la pobreza de los franciscanos con las tradiciones de la Iglesia primitiva.

Por otro lado, también es una construcción en la que se descubren elementos de la arquitectura del Císter o cisterciense. Y como forma muy peculiar es ver como las paredes del templo se ven interrumpidas por pintura mural y no se ven rasgos escultóricos góticos salvo en el santuario cubierto con bóveda de arista. Tampoco aparecen otros elementos góticos, como los típicos arbotantes, ya que son innecesarios al tratarse de una cubierta de madera.

Entonces, ¿por qué este edificio se cataloga como de la arquitectura gótica? Pues, lo cierto es que pese a las diferencias formales, la iglesia transmite idéntico concepto de ingravidez y de transparencia que otros templos más típicos de la época. Además de que también hay puntos donde se acumulan numerosas y luminosas ventanas. Por lo tanto se puede decir, que si bien el esquema constructivo no es el más habitual en el Gótico, como podrían ser la catedrales francesas de Reims o Notre Dame de Paris, lo cierto es que la iglesia de Santa Croce de Florencia si es un templo de emoción gótica, pero unida a los elementos típicos de la orden franciscana y la tradición florentina que le aportan la idea de simplicidad monumental.

Al templo nos da la bienvenida una fachada que es posterior, ya que es obra del siglo XIX, eso sí, siguiendo las formas de la arquitectura neogótica. Y una vez dentro, los fieles y los visitantes se encuentran con un templo con planta en forma de cruz egipcia, que es una T. La iglesia es de tres naves separadas por esbeltos pilares coronados por capiteles que son una evolución del orden corintio. Y es que en Italia, las formas clásicas que remitían a lo griego y a lo romano nunca se perdieron, ni en los momentos más oscuros de la Edad Media.

Y el arquitecto sí que incluyó el elemento arquitectónico que define la arquitectura gótica, es decir, el arco apuntado o de ojiva. Sin embargo, puede parecer que no se trata de arcos ojivales, ya que su inclinación los hace muy similares a los arcos de medio punto.

Categorías: Arquitectura, Gótica