Arte

Inicio Arquitectura, México Yacimiento maya de Kabah

Yacimiento maya de Kabah

Publicado por A. Cerra

La riqueza arqueológica de México es inmensa. A lo largo y ancho de su territorio hay infinidad de yacimientos de diversas culturas precolombinas. Y de todos ellos, algunos de los más esplendorosos son aquellos que nos muestran vestigios de lo que fue la civilización maya. Los ejemplos abundan, y en estas mismas páginas ya os hemos hablado en otras ocasiones de lugares como Tulum o Chichén Itzá. Ahora es el turno de presentaros las ruinas de la antigua ciudad de Kabah.

Ruinas de Kabah

Como es habitual en los yacimientos mayas se encuentra en la superficie de la península del Yucatán, concretamente en el municipio de Santa Elena. Es un conjunto que solo se ha excavado muy parcialmente, si bien es cierto que lo que se ha sacado a la luz ya nos da idea de que fue una ciudad importante, sobre todo entre los siglos VII y X, época en la que se pueden datar gran parte de los edificios hallados.

Pero además de los edificios más importantes de los que os hablaremos a continuación, hay otro elemento muy llamativo. Se trata del sacbé o camino peatonal que unía Kabah con otra importante ciudad maya de la zona, Uxmal, la cual se encuentra a casi 20 kilómetros. Un camino perfectamente marcado y delimitado que contaba con dos grandes arcos en sus extremos, en ambas ciudades. De hecho, en Kabah esta especie de arco de triunfo todavía se puede ver.

Esta arcada no tiene ornamentación salvo dos sencillas molduras en el centro, y todavía se pueden ver restos de la pintura roja que tenía en la parte más baja. No obstante hay que decir que el arco que se ve en la actualidad es fruto de una reconstrucción que se hizo a mediados del pasado siglo XX.

Como hemos dicho este arco se encuentra en el extremo de la vía o sacbé que unía Kabah con Uxmal, una vía que al fin y al cabo es el eje que ordena la ciudad. En torno a él están los edificios más destacados. Entre los que destacan:

El Codz Poop seguramente sea el más llamativo de todos. Codz Poop lo podríamos traducir por “serpiente enrollada”, con lo cual se alude a la greca ornamental que recorre la parte baja de su fachada y que recuerda a esos reptiles entrelazados. Si bien de toda la ornamentación, son las cientos de máscaras del dios maya Chaac que aparecen sobre esa greca lo que más llama la atención. No hay ningún edificio de esta cultura que repita tantas veces un mismo motivo.

Es una decoración muy densa, sin embargo no es tan sobrecargada como la que se ve en otro edificio en la parte sur del Codz Poop. Esa ornamentación es el barroquismo más absoluto que alcanzó el estilo Puuc que se dio en la zona.

También muy cerca del Codz Poop está el llamado Palacio Teocalli. Se levanta sobre una elevación natural del terreno, y gracias a dos escaleras se puede acceder a su interior, donde habría decenas de estancias. Lo más interesante son las cresterías que se conservan en su fachada, lo cual recuerda a la arquitectura de otros grandes yacimientos mayas en la región guatemalteca del Petén, como es el caso de Tikal.

Y para acabar con las edificaciones más destacadas de Kabah no podía faltar la Gran Pirámide, seguramente de uso ceremonial. Un tipo de construcción maya muy habitual pero que en este caso tiene la particularidad de que su base no parte de terreno llano, sino que aprovecha una suave elevación del suelo para ganar altura.

En definitiva que las ruinas de Kabah son una muestra más del esplendor que debió alcanzar la misteriosa sociedad maya.

Categorías: Arquitectura, México