Arte

Inicio Escultura, vanguardia Apolo XVI de Amadeo Gabino

Apolo XVI de Amadeo Gabino

Publicado por A. Cerra

Esta obra la realizó el escultor español Amadeo Gabino en el año 1971 y en la actualidad se encuentra expuesta en el exterior del museo de Escultura de Leganés en la provincia de Madrid, si bien esta pieza forma parte de la colección del museo Reina Sofía de la capital de España.

La obra de este artista se ha considerado integrada dentro de la corriente de abstracción geométrica, y se basa en el juego de líneas y volúmenes geométricos en el espacio, algo que Amadeo Gabino hizo tanto en esculturas bien estáticas como en otras de carácter móvil, lo cual le emparenta con el arte cinético del escultor Alexander Calder.

Apolo XVI de Amadeo Gabino

Apolo XVI de Amadeo Gabino

El título de Apolo XVI, en referencia a las naves que los norteamericanos lanzaban la espacio camino de la Luna, no es casual. Ya que Amadeo Gabino en muchas de sus obras acomete sus obras de acuerdo a la actualidad de su momento, y estaba bastante interesado por todas esas experiencias espaciales y el cosmos, de hecho varias obras suyas tienen en su título referencias similares.

También es muy propio del momento el tipo de materiales que emplea como el acero inoxidable o el aluminio, pruebas materiales de los avances tecnológicos, algo que inspira sus creaciones de carácter más abstracto.
En este caso utiliza chapas de diferentes metales que va imbricando por medio de soldaduras o remaches hasta formar ese acusado volumen geométrico que gana vitalidad y variantes gracias a su posibilidad de movimiento. Es decir, gracias a la acción del viento o a la intervención humana el espacio de la escultura y su forma puede girar, lo que supone que se va transformando. Una transformación que todavía se incrementa si se tienen en cuenta los juegos de las luces y los reflejos que se generan en unas superficies tan brillantes y pulidas como las que crea el autor.

Amadeo Gabino, nacido en Valencia en 1922 y fallecido en Madrid en el 2004, forma parte de una generación de escultores españoles de enorme éxito mundial. Entre todos ellos destacan figuras de talla internacional como Eduardo Chillida, Jorge Oteiza, Agustín Ibarrola, Pablo Serrano, Miguel Berrocal o Martín Chirino, cada uno de ellos con una personalidad y estilo bien diferenciado del resto, y sin embargo formando una generación del arte de vanguardia que curiosamente surgió en un país que durante las primeras décadas de la segunda mitad del siglo XX estaba alejado de cualquier atisbo de internacionalidad debido al poder político de la dictadura de Francisco Franco, cuyo intereses artísticos favorecían otro tipo de arte, mucho más figurativo y reaccionario que ayudará a ensalzar ese régimen político, y cuya máxima expresión en escultura se puede considerar la Cruz del Valle de los Caídos, obra del escultor Juan de Ávalos.

Categorías: Escultura, vanguardia