Arte

Inicio Escultura Fuente de Grenelle de Bouchardon

Fuente de Grenelle de Bouchardon

Publicado por A. Cerra

Esta fuente propia del estilo de escultura rococó la realizó el artista francés Edmé Bouchardon (1698 – 1762) y se encuentra en la ciudad de París.

Este escultor en sus comienzos estudió con Gillaume Coustou en Francia, pero en el año 1723 viajó hasta Roma para seguir aprendiendo el arte de la escultura, y allí residió durante unos nueve años. Este hecho era algo habitual entre los escultores franceses del siglo XVIII, que marchaban a Roma principalmente porque en la capital italiana estaba establecida desde el año 1666 la Academia Francesa. Un centro de formación artística en la que los jóvenes aspirantes aprendían mucho de la escultura clásica y también de otros autores posteriores, especialmente de Gian Lorenzo Bernini, el gran escultor del siglo XVII y genio del arte Barroco.

Fuente de Grenelle de Bouchardon

Fuente de Grenelle de Bouchardon

Bouchardon durante su residencia en Roma no paró de empaparse de la escultura italiana, pero además consiguió diferentes encargos, especialmente durante los últimos cinco años que allí estuvo, algunos tan relevantes como el busto que realizó al Papa Clemente XII de 1730 y que en la actualidad se conserva en la Galería Corsini de Florencia.

De esta forma cuando regresó a París en el año 1732, ya tenía adquirida gran maestría en su oficio, una amplia formación y también un importante prestigio, por lo que desde el primer momento no le faltó trabajo a realizar. De esta forma recibió cuantiosos encargos en pocos años, entre ellos esta fuente que realizó durante varios años, concretamente desde 1739 hasta 1745.

E hizo tanto encargos monumentales como esta fuente como otro tipo de trabajos de menos volumen, como alguna escultura de carácter mitológico. En este sentido es emblemática su figura de Cupido que salvaguarda el museo parisino del Louvre. Una escultura en la que se manifiesta su conocimiento del arte clásico, ya que su obra remite inmediatamente a una obra romana titulada Cupido tensando el arco y que también conserva el Louvre.

Y en cuanto a otras esculturas monumentales por ejemplo realizó la gran escultura ecuestre de Luis XV, que lamentablemente no ha llegado hasta nuestros días, porque como buen símbolo de la monarquía fue destruida durante los disturbios de la Revolución Francesa de 1789.

Tanto en el citado Cupido como en la estatua del rey Luis XV se pueden apreciar una de las principales características de la escultura de Bouchardon que es su tendencia a trabajar la escultura con múltiples punto de vista, la llamada multifacialidad a lo largo de los 360 grados que rodean a la obra. Algo que le fue mucho más difícil de realizar en la Fuente de Grenelle teniendo en cuenta la ubicación de la obra, que se sitúa teniendo a sus espaldas un amplio frente arquitectónico.

Categorías: Escultura