Arte

Inicio Escultura, Grecia Gálata suicida

Gálata suicida

Publicado por A. Cerra

Esta escultura del periodo helenístico del arte griego forma pareja con otra obra contemporánea que se halla en el Museo del Capitolio de Roma: el Gálata moribundo.

Ambas se realizaron entre los años 240 y 200 antes de Cristo. Si bien lo que ha llegado hasta nuestros días no son los originales. En realidad, son dos copias posteriores de época romana, cuando se esculpieron en mármol siguiendo las formas de las esculturas originales que se realizaron con un fundido de bronce.

Gálata suicida

Gálata suicida

Esta escultura ante todo muestra a un soldado valeroso, ensalzando la valentía de los celtas que atacaron a las tropas de Atalo I. Y éste para engrandecer todavía más la victoria que obtuvo, hizo que se hicieran estos grupos escultóricos magnificando el valor de aquellos a los que venció, algo que le sirve a él para convertir su triunfo en algo mucho más importante.

El objetivo sin duda era político. Es decir, es una escultura que tiene mucho de propaganda para Atalo I, quién quería ganar en prestigio tanto él como su ciudad, que estaba enfrentada culturalmente a Alejandría.

Pero además del tono propagandístico es indudable que la obra posee una altísima valía artística. Vemos a uno de los caudillos de las tropas celtas o galas, de ahí lo de gálata. El cual viéndose ya vencido por los griegos, defiende su honor hasta el final, y es capaz de suicidarse antes que entregarse humillado a su adversario. Y no solo eso, sino que antes de matarse a sí mismo, ha matado piadosamente a su mujer, para que no caiga presa ni tampoco le vea morir.

En la mujer se ve la herida que le ha hecho por debajo del brazo izquierdo, mientras que él se dispone a clavarse el puñal en el cuello, por donde ya vemos salir la sangre. La mujer se desploma y abre su boca exhalando un suspiro ya agónico, al mismo tiempo que sus ojos se están cerrando. Y el hombre, antes de morir todavía es capaz de echar una mirada retadora y desafiante a sus enemigos.

En definitiva, es un conjunto de lo más expresivo y teatral, cualidades que son propias de la escultura helenística, como se puede observar en otras obras de este periodo como el famoso Laocoonte y sus hijos.

Por otra parte, se puede apreciar como su creador, del cual se ignora su nombre, ha concebido el grupo en una clara composición piramidal, a partir de un más que interesantes juego de triángulos que forman los brazos, el cuchillo y las piernas, además de la propia figura de la esposa en la base.

Esta figura estaba rodeada por otros cuatro grupos escultóricos con otros tantos jefes celtas. Uno de esos sería el citado Gálata moribundo.

Categorías: Escultura, Grecia