Arte

Inicio Escultura, Renacimiento Jardines de Bomarzo

Jardines de Bomarzo

Publicado por A. Cerra

Los Jardines de Bomarzo se encuentran en la provincia de Viterbo, perteneciente al Lazio, la región central de Italia donde se halla Roma. Y estos jardines monumentales básicamente son una de las obras de arte renacentista más increíbles y extrañas que se conservan. De hecho, es conocida como Sacro Bosco de Bomarzo o Parque de los Monstruos, dada la peculiar temática fantástica de las distintas obras repartidas por su extensión.

Ogro de los Jardines de Bomarzo

Ogro de los Jardines de Bomarzo

El jardín lo mandó construir hacia 1552 el duque Pier Francesco Orsini, perteneciente a la poderosa estirpe de los Orsini, los cuales poseían su principal castillo en la ciudad de Bomarzo.

Este duque tras una carrera militar se recluyó en sus tierras. Lo hizo por varios motivos. En primer lugar por sufrir alguna derrota dolorosa, por otra parte para ocultarse a los demás dado su físico de jorobado. Además deseaba rodearse de artistas y creadores, porque su carácter era más el de un mecenas y artista que el de un militar. Y por último, había quedado totalmente deprimido tras la muerte de su esposa Julia Farnesio, y decidió construir estos jardines en su memoria. E incluso hay en su interior un templete dedicado a ella con planta octogonal, el número de la resurrección.

Para ello contrató al arquitecto y escultor Pirrio Ligorio, al que directamente le encargó un conjunto que se alejase de la armonía, la belleza y la alegría. Es decir, iba a trabajar en un proyecto muy diferente a los que había realizado con anterioridad como eran las fuentes y los juegos de agua de la Villa d’Este o de Villa Lante.

Allí, entre ambos, diseñaron un laberíntico jardín con varias decenas de esculturas de tamaños gigantescos y que representan seres fantásticos, que van desde personajes mitológicos hasta escenas como un elefante de Anibal pisando a un legionario, o dragones, o la más famosa del conjunto: Orcus, la gigantesca cara de un ogro que cambia de aspecto según la incidencia de las luces y las sombras.

Elefante de Anibal

Elefante de Anibal

El conjunto en general no parece tener demasiada unidad temática, salvo mostrar el punto de visita de un personaje como Pier Francesco Orsini, el cual tenía un cuerpo deforme y que pese a su riqueza no había tenido suerte en la vida ya que vio morir pronto a su esposa y a su primogénito.

No obstante, hay quién ve estos Jardines de Bomarzo, como una excepcional representación del momento artístico, en el que Manierismo estaba venciendo a las formas de belleza ideal que representaban las obras del Renacimiento.

Como curiosidad decir que prácticamente tras la muerte de su inspirador y propietario este lugar cayó en el olvido, de manera que el paso del tiempo y el abandono han supuesto todo un beneficio para el conjunto, dotándolo de un aspecto descuidado muy acorde con la temática de las grandes esculturas, que hoy en día parecen emerger entre la desbordante vegetación.

Categorías: Escultura, Renacimiento