Arte

Inicio Escultura, Neoclásica Jason con el vellocino de oro de Thordvalsen

Jason con el vellocino de oro de Thordvalsen

Publicado por A. Cerra

Esta obra en mármol la realizó el escultor danés Bertel Thordvalsen en el año 1802, y forma parte del museo que lleva el nombre de este artista en Copenhague, la capital de Dinamarca, que es el lugar donde más esculturas y estudios de este artista se conservan y se exponen.

La escultura es un claro ejemplo de uno de los principios de la plástica de Thordvalsen, ya que en muchas de sus obras se ve lo que él busca es representar la impersonalidad, planteando una figura que desprende serenidad y tranquilidad, pese a que se trata de un personaje cuyas historia mitológica manifiesta un claro carácter guerrero.

Jasón con el vellocino de oro de Thordvalsen

Jasón con el vellocino de oro de Thordvalsen

Thordvalsen quería que sus esculturas se alejaran lo más posible de toda impresión de carnalidad, para de este modo transmitir un espiritualismo muy estático. Y para ello aplicaba con total fidelidad los principios teóricos de Winckelmann, el sumo pontífice de la teoría de las artes de estilo neoclásico. Y tal vez por ello, el conjunto de la obra de Bertel Thordvalsen se puede calificar de un tipo de escultura que transmite sensaciones excesivamente frías y flemáticas, pese a que es evidente que fue un artista con una portentosa capacidad técnica y maestría para desenvolverse en la complicada tarea de tallar el mármol.

Sin duda, Thordvalsen fue un gran estudioso del arte griego y latino, y en cualquiera de sus obras se pueden rastrear sus modelos clásicos, a los que una vez tras otra rinde cumplidos homenajes. Por ejemplo aquí vemos a Jasón en una postura de avance-retroceso que inmediatamente nos remite al Doríforo del griego Policleto. Así como también es muy clásica la característica diartrosis de la posición, en la que vemos la cabeza totalmente de perfil mientras que el resto del cuerpo nos lo presenta frontalmente.

En otras de sus esculturas igualmente se pueden descubrir los referentes artísticos en los que se basaba para idear sus composiciones. Por ejemplo, en su figura de Hebe está clara la influencia de la Cariátides del templo de Erecteion de la Acrópolis de Atenas. O en su escultura Venus púdica, por su aspecto blando, sus líneas curvas o el canon de belleza femenino que emplea, inmediatamente nos viene a la mente la Afrodita de Cnido de Praxíteles.

En realidad, Thordvalsen era un apasionado de las formas artísticas de la Antigüedad, así como de los temas de la mitología grecolatina, y para demostrarlo basta saber que esta escultura, de un elevado coste por su material y por las muchas horas de trabajo que invirtió en ella, inicialmente la realizó por suiniciativa personal, sin que mediara encargo alguno que le costeara el trabajo. Aún así consiguió que la obra fuera expuesta en Roma en su fase de modelo de escayola, este modo logró que apareciera un encargante que sufragara los gastos para que posteriormente él pudiera comprar el bloque de mármol necesario y pudiera realizar todos los trabajos necesarios para trasladar definitivamente las formas del molde en escayola hasta esa piedra tan noble y cara.

Categorías: Escultura, Neoclásica

No hay comentarios para “Jason con el vellocino de oro de Thordvalsen”