Arte

Inicio Gótica, Pintura Adoración de los Magos de Memling

Adoración de los Magos de Memling

Publicado por A. Cerra

Se trata de un tríptico pintado por el artista flamenco Hans Memling en el año 1470 y que en la actualidad se conserva en el museo del Prado de Madrid.

De las tres tablas que conforman en el tríptico la más famosa es la central con la representación de la escena de la Adoración de los Reyes Magos, mientras que en las puertas laterales aparecen pintadas otros dos episodios relacionado con el nacimiento de Jesús y sus primeros momentos de vida, concretamente se representa la Natividad y la Purificación.

Adoración de los Magos de Memling

Adoración de los Magos de Memling

La escena de la Adoración de los Magos nos la presenta el artista en un edificio abierto y de aspecto en ruinas, cuya perspectiva central lleva la vista a una especie de galería semicircular en cuyas ventas abiertas con arcos de medio punto se puede ver la vista de una calle y una ciudad por la que pasean viandantes.

Los Reyes Magos los vemos adorando al Niño. Uno de ellos, el más anciano, se arrodilla y besa los pies de Jesús, un niño que aparece como entronizado por el cuerpo de su madre, la Virgen María que ocupa el centro geométrico de la escena. Otro de los magos también está arrodillado a la izquierda de la Virgen ofreciendo su presente. Mientras que el rey negro, Baltasar está a la derecha de pie esperando su turno para presentar sus respetos al Mesías.

También se ven otras personas que vendrían a ser el séquito de los Reyes Magos, así como por una de las ventanas asoma el rostro de un joven que se ha venido a interpretar como el retrato de uno de los donantes patrocinadores del tríptico, algo muy habitual en la pintura de la época, en la cual, las personas que pagaban este tipo de obras de carácter religioso se hacían retratar incorporados como un personaje más de las escenas bíblicas representadas.

De hecho, también se ha interpretado que los rostros de los dos Reyes Magos blancos se inspirarían en los retratos de los príncipes de la Casa de Borgoña, concreto a Carlos el Temerario, el más anciano, y a Felipe el Bueno, el de la izquierda.

Se han establecido comparaciones con otro tríptico flamenco de época contemporánea conservado en el Hospital de San Juan de Brujas en Bélgica, obra de Jan Floriens, si bien la obra es anterior, ya que el de Brujas está fechado en 1479 y el que se conserva el Prado posee un colorido más vigoroso, algo muy emblemático de la pintura flamenca de las últimas décadas del siglo XV.

Hans Memling, por cierto nacido en esa ciudad belga de Brujas, dentro de esta escuela pictórica representa unas características bastante constantes, en las que llama la atención por su dibujo muy apretado, su genio narrativo, así como un empleo del colorido muy brillante. Todas ellas características que aplicó a su producción pictórica centrada precisamente en la representación de pasajes muy tiernos de los Evangelios, como en este caso. Algo que lo diferencia de un pintor flamenco coetáneo, Rogier van der Weyden, el cual prefería pintar episodios más dramáticos del Nuevo Testamento.

Categorías: Gótica, Pintura