Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Litografía de Ascot de Dufy

Litografía de Ascot de Dufy

Publicado por A. Cerra

Los caballos, y concretamente los hipódromos y sus carreras han sido objeto de atención de muchos pintores como es el caso de Edgar Degas o Georges Stubbs, el primero fascinado por intentar captar el movimiento y la velocidad de estos animales, recogiendo así una temática que ya había empezado años antes Gericault, con obras como El derby de Epsom. Mientras que el segundo, Stubbs, fue un auténtico especialista en pintar a los caballos de carreras, a los que incluso hizo retratos personalizados como es el caso de su obra dedicada a Whistlejacket.

Ascot de Dufy

Ascot de Dufy

Dufy es otro de los artistas que nos ha dejado multitud de obras ambientadas en las carreras de caballos, pero su interés no se ponía en el derby en sí, ni en los jinetes, ni en la anatomía y movimientos de las cabalgaduras. A él le interesaba más hacer instantáneas de los personajes más ricos de su tiempo.

Raoul Dufy se aficionó a ir a los hipódromos casi por casualidad, ya que fue en 1923 cuando un cliente suyo, empresario de la seda, le sugirió que fuera a las carreras para ver que vestían las damas, y así se podría inspirar para sus dibujos en las telas.

Desde aquel momento se convirtió en un asiduo, tanto en Francia, donde acudía habitualmente a Deauville o Longchamps, como en Gran Bretaña donde se encuentra el célebre hipódromo de Ascot que nos presenta en esta litografía, pero que también pintó en numerosos lienzos.

En muchas de esas obras nos presenta los momentos previos a la propia carrera, cuando los caballos que van a competir desfilan ante los espectadores. Si bien, esos burgueses y aristócratas también desfilan con sus trajes elegantes, sus chisteras y sus pamelas, una tradición que perdura en la actualidad. Dufy nos los muestra completamente desinteresados en los animales y más preocupados en hacerse ver por el resto de asistentes.

Y pictóricamente, es un tema ideal para sus pinceladas sueltas y el protagonismo que le concede al color, algo que todavía se aprecia más en sus lienzos como la Regata de Henley (también realizado en Reino Unido) o en los Carteles de Trouville. Y como siempre el encuadre y su técnica se trabajan como si fuera una fotografía de ese momento concreto.

Otro factor característico de Dufy es su capacidad para la simplificación, para reorganizar todo y omitir cualquier elemento que no cree necesario. Como por ejemplo, ya que su interés está en la moda de las figuras y sus aptitudes e interrelaciones, no pierde el tiempo en definir las facciones en los rostros de esos personajes.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX