Arte

Inicio Pintura, Postimpresionismo Mujeres bretonas con sombrilla de Bernard

Mujeres bretonas con sombrilla de Bernard

Publicado por A. Cerra

Emile Bernard (1868 – 1941) es junto a Paul Gauguin uno de los artífices del cloissonisme, y también del surgimiento del grupo de pintores nabi. De hecho, ambos personajes se adjudicaban la paternidad de este movimiento, lo cual finalmente les llevó al enfrentamiento personal y a la enemistad.

Mujeres bretonas con sombrilla de Bernard

Mujeres bretonas con sombrilla de Bernard

El cloissonisme (tabicado) es una técnica que se basaba en pintar a partir de formas geométricas separadas y perfectamente silueteadas, definidas por completo y sin interferencia alguna, ya que se realizaban con colores puros, casi planos y muy vivos. Algo que podemos ver en esta obra, pero también en otras de Gauguin como Cuatro mujeres bretonas.

No es casual que ambos elijan personajes bretones para sus obras, ya que ambos se reunieron en Port Aven a pintar escenas de esa región relativamente atrasada de Francia. Y aunque a Bernard le pareció lo suficientemente primitiva como para inspirar muchas de sus obras, está claro que no pensó lo mismo Gauguin quién acabó viajando a Tahití para pintar algunas de sus obras más famosas, curiosamente también protagonizadas por mujeres como es el caso de Parau Api o Arearea.

Pero volviendo a la técnica del cloisonnisme que usaron ambos pintores, ese nombre se debe a su similitud con las estructuras metálicas y tiras de plomo que contornean los esmaltes antiguos y las vidrieras medievales, encerrando de este modo cada color.

¿Quién lo hizo antes, Gauguin o Bernard? La verdad es que los historiadores no se ponen de acuerdo, porque algunos dicen que Gauguin fue mucho más influyente en Bernard que al revés. Y es muy posible, sin embargo también es cierto que Emile Bernard fue un verdadero pensador que casualmente también fue pintor.

Sus conocimientos teóricos eran amplísimos, a lo que hay que sumar que tenían un espíritu inquieto y le gustaba mucho la experimentación. Gracias a eso llegó a sus propias conclusiones sobre el llamado cloissonisme. Él entendía los colores lisos sobre formas muy simples, y esos colores necesitaban de un trazo que los rodease y remarcase, algo similar a lo que se podía ver en los esmaltes de Limoges o en las vidrieras de Chartres. Y se dice que fue durante la estancia en Port Aven en 1888, sería cuando Gauguin empezaría a usar ese estilo, tras las conversaciones con Bernard.

No fueron ellos los únicos artistas que viajaron a Bretaña en busca de inspiración. Por aquel entonces esa región del norte se veía como un territorio misterioso y místico a la vez. Y los pintores acudían allí un poco como turistas que buscan lo tópico y lo típico, lo más tradicional y supersticioso. Y desde luego técnicas como el cloissonisme las llevaban ya preconcebidas y su aire medievalista se adecuaba a lo que estaban buscando.

Categorías: Pintura, Postimpresionismo