Arte

Inicio Cubismo, Pintura Naturaleza muerta con silla de rejilla de Picasso

Naturaleza muerta con silla de rejilla de Picasso

Publicado por A. Cerra

En el año 1912, Pablo Picasso iba a dar un nuevo paso en su particular evolución del arte de las vanguardias. Y es que con una obra como esta de Naturaleza muerta con silla de rejilla, va a pasar de la fase del cubismo analítico representado por obras como Las Señoritas de Avinyó al periodo del cubismo sintético, que ya supone por completo cualquier abandono de estética naturalista.

Naturaleza muerta con silla de rejilla de Picasso

Es cierto que todavía aquí hay rasgos de la fase analítica, ya que en la parte superior se ven sus característicos objetos descompuestos en diferentes planos. Todo ellos en colores bastante austeros y pardos para no despistar al espectador del proceso mental que ha de llevar a cabo para reconstruirlos.
Pero en la parte inferior hay ya elementos completamente nuevos. Y entre ellos destaca la tela de hule con la estampación que representa la tela de rejilla de un asiento. Estamos ante uno de los primeros collages de la historia del arte. Es cierto que antes tanto el artista malagueño como el otro gran inventor del Cubismo, el francés Georges Braque, ya habían incorporado materiales a sus telas como cartones o recortes de papel, pero en esta ocasión Picasso da un paso más allá, e integra todavía más el hule estampado, camuflando los bordes y pintando sobre su superficie.

Y mientras en otras obras anteriores se habían añadido trozos de periódicos sobre todo por sus letras, aquí igualmente hay elementos tipográficos, pero esa JOU que se lee y que pertenece a la palabra francesa “journal”, o sea diario, está pintada. Además de que el artista con el efecto que se ve en la U, que parece atravesada por otro objeto, le da una cualidad tridimensional.

También es una novedad el formato ovalado de la obra, algo nada común en la producción pictórica de Picasso. Que además ha querido enmarcarlo él mismo, para lo cual ha usado una cuerda trenzada de cáñamo recorriendo toda la forma del cuadro.

En definitiva este cuadro que hoy atesora el Museo Picasso de París ha sido una creación tremendamente innovadora e influyente en muchos otros movimientos de vanguardia. Y no solo vinculados al Cubismo y otras corrientes de comienzos del siglo XX como fueron el Futurismo o el posterior Surrealismo. También influyó en movimientos un poco más lejanos en el tiempo como la Abstracción Matérica, el Constructivismo e incluso el conocido como Arte Povera. Es decir, este peculiar collage de Picasso dio las claves para otras creaciones de pinturas-esculturas, de ensamblajes y de cuadros-objetos.

Categorías: Cubismo, Pintura