Arte

Pin-up de Richard Hamilton

Publicado por A. Cerra

El británico Richard Hamilton (1922 – 2011) fue uno de los fundadores del Pop Art en su país, y desde luego que es uno de los máximos exponentes de este estilo, no solo en Gran Bretaña, sino también en toda Europa. Y lo es gracias a obras como esta peculiar imagen titulada Pin-up que hizo en el año 1961 y que en la actualidad cuelga de las salas del Museum of Modern Art de Nueva York. Un MoMA donde están las obras de los artistas más carismáticos de este estilo como Andy Warhol o Roy Lichtenstein, entre otros.

Pin-up de Richard Hamilton

No obstante, hay diferencias entre el Pop Art británico y el estadounidense. De hecho, Hamilton definió a su modo varios de los conceptos claves de la cultura del consumo imperante en la época. Para él, todo lo popular estaba pensado para las masas, lo que era efímero solo era una solución a corto plazo, mientras que lo desechable sobre todo era fácilmente olvidable. Además esa cultura moderna del consumidor tendía a todo lo que fuera joven, hecho en serie, tuviera cierto ingenio, fuera sexy, efectista y glamurosa, además de que llevaba implícita la idea de negocio.
De alguna forma, todo eso queda resumido en una de sus obras más emblemáticas: ¿Pero qué hace a los hogares de hoy en día tan diferentes, tan atractivos?

Curiosamente Hamilton pensaba que tenía a hacer frente a todo eso con su arte. Y ese es el espíritu que envuelve su Pin-up. Eso sí, aprovechando todo lo que le ofrece esa cultura moderna y popular. Para este peculiar desnudo por ejemplo recurre a inspirarse en lo que él llama “fotos de chicas”, tanto las de categoría y sofisticación que aparecen en una publicación como Play Boy, como otras más vulgares de revistas que califica como basura.

Pero al mismo tiempo pretende hacer referencias a grandes obras de la historia del arte, ya que siempre ha habido desnudos femeninos en la pintura o la escultura de siglos anteriores. De hecho, el propio Hamilton quería recordar a algún desnudo de Renoir con esta obra o las famosas odaliscas que entre otros pintores había pintado Ingres.

Su objetivo era usar todo eso para plantear un tratamiento moderno del tema del desnudo. Y para lograrlo recurre a diversas técnicas, usando óleo, celulosa o collages. Si nos fijamos, el pelo de la mujer recuerda al de las caricaturas, mientras que el pecho está tanto en dibujo como en volumen. Y el sostén es el collage de una foto pegada. Como buen «pin-up», el cuadro tiene su toque de mal gusto pero también de sofisticación.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX