Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Catedral de Orvieto

Catedral de Orvieto

Publicado por A. Cerra

La apariencia de este gran templo del arte gótico italiano se debe principalmente al diseño que realizó Lorenzo Maitani, inspirador por otra parte también del repertorio escultórico y ornamental que se contempla en la fachada de la Catedral de Orvieto.

Catedral de Orvieto

Catedral de Orvieto

El proyecto se inició hacia el año 1310, y aunque Maitani no lo vio concluido y las obras se desarrollaron también por otros arquitectos posteriormente, lo cierto es que todos ellos siguieron las líneas principales del proyecto original.

Por ejemplo, en su fachada principal las torres quedan prácticamente reducidas a sencillos pináculos, tan típicos de la arquitectura gótica, de forma que estas torres no compiten en altura ni en importancia con el gablete central. En realidad, esto es una demostración bien palpable de que todo en el proyecto plantea un conjunto con una escala de proporción tal vez un tanto pequeña para el tamaño total de la edificación. Por ello en cierta manera recuerda a otros ejemplos de la arquitectura románica de Italia, como por ejemplo la fachada de la Catedral de Pisa.

Una de las características que llama la atención en la Catedral de Orvieto, es que al contemplar el conjunto y particularmente su fachada no se encuentra un motivo dominante, como podrían ser las torres o un cimborrio. En cambio todo proporciona una clara impresión de unidad y de equilibrio, e incluso da la sensación de que ser una construcción pieza a pieza, que podría plegarse si fuera necesario.

Otra característica, pese a tratarse de una obra gótica, es que tan apenas hay aberturas que bañen de luz el interior del templo. De hecho, en la fachada solo se abre por un pequeño rosetón y las propias puertas. Algo que contrasta enormemente con los grandes templos góticos europeos de la época como puedes ser las catedrales de Reims o Notre Dame de París. Y en cambio, aunque gran parte de la construcción se trata de porciones de superficie sólida, a la vista no da la sensación de tratarse de un gigantesco bloque macizo. Todo lo contrario, la piedra proporciona una idea traslúcida debido a la presencia de ornamentación con mosaicos de vivos colores, algo que tiene que ver con la herencia bizantina que se muestra en muchos ejemplos de la arquitectura italiana del Medievo.

En realidad, consigue trasladarnos la idea de la ingravidez típicamente del Gótico, un arte cuyos ejemplos más esplendorosos y reconocibles se encuentran en Francia. Y aunque en tierras italianas la influencia de este estilo gótico galo no fue excesiva, en cambio el arquitecto y escultor Lorenzo Maitani y la Catedral de Orvieto están influidos por este arte, y se pueden descubrir ciertos elementos impensables en el arte medieval italiano. Por todo ello, el resultado posee una enorme personalidad fruto de diferentes herencias e influencias, tanto de Italia como del exterior de este país.

Categorías: Arquitectura, Gótica