Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Palacio de Justicia de Rouen

Palacio de Justicia de Rouen

Publicado por A. Cerra

El edificio del Palacio de Justicia de Rouen, al norte de Francia, construido a finales del siglo XV,en torno a la fecha de 1482, es uno de los mejores ejemplos de la variante final del arte Gótico, el llamado Gótico flamígero, con el valor añadido de que no se trata de una construcción religiosa como son la mayoría de ejemplos conservados, sino que se trata de arquitectura de carácter civil.

Palacio de Justicia de Rouen

Palacio de Justicia de Rouen

Si hay una característica que es el emblema de esta corriente arquitectónica es el excesivo gusto por los arcos conopiales que son la base para generar tracerías muy complicadas y enrevesadas, casi filigranas de orfebre realizadas en piedra, acompañadas de un fantástico repertorio de ornamentos. Y aunque este estilo tuvo su máximo esplendor tanto en tierras del norte de Francia como en los territorios de la actual Bélgica y Holanda, también se expandió a otros lugares del continente europeo, e incluso uno de los edificios más impresionantes del Gótico final lo podemos hallar en Italia, concretamente en el Duomo o Catedral de Milán.

El ejemplo de Ruan (o Rouen, en francés) es ideal para ver como los arquitectos de este estilo estaban casi obsesionados por recubrir sus edificios por un sinfín de variaciones decorativas, sin que éstas tengan nada que ver con lo que es la estructura del edificio, como si había ocurrido al principio de la arquitectura gótica, cuando los pináculos, arbotantes o girolas, además tener un alto valor estético tenían un importante valor funcional para el mantenimiento en pie de los edificios, como se puede ver en otros templos franceses como la Catedral de Reims o la Basílica de Saint Denis.

Es evidente que edificios como el Palacio de Justicia de Rouen, u otros del mismo estilo como en la propia ciudad la iglesia de Saint Maclou el Ayuntamiento de Brujas en Bélgica, son de un virtuosismo absoluto. Sus creadores llegan cotas fantásticas de calidad, de riqueza y creación. De alguna forma, se podría decir que están llegando a la cima del arte gótico, a un momento artístico en que esas fórmulas constructivas van a tocar techo y difícilmente van a ser superadas, lo cual implica que tarde o temprano se iba a dar un giro al arte de la arquitectura, lo cual sin duda iba a llegar por esas mismas fechas, con la expansión de arte renacentista que se estaba generando en Italia.

El caso es que este Palacio de Justicia en la actualidad es uno de los principales monumentos de la ciudad, y su función ha cambiado, ya que se construyó para albergar la Échiquir de Normandie, o sea, la Corte de Justicia. Sin embargo, hoy en día está transformado en la sede del Parlamento de la región de Normandía.

Categorías: Arquitectura, Gótica