Arte

Inicio Arquitectura Templo de Akshardham

Templo de Akshardham

Publicado por A. Cerra

Templo de Akshardham

Nueva Delhi es una megametrópoli de la India construida en las últimas décadas para ser la gran capital de este país asiático que en realidad es un subcontinente, tanto por su tamaño como por su población. Así que en esta ciudad todo es muy moderno. Incluso sus grandes templos, pese a que su apariencia siga en muchos casos los paradigmas de la tradición.

Ese es el caso del Templo de Akshardham situada lejos del centro y a orillas del río Yamuna. Un templo que se concluyó en el año 2005 y que es el más grande del Hinduísmo. Una construcción que como decimos es muy actual pese a que se levantó siguiendo las fórmulas y gustos de la tradición. Basta saber que es un monumento donde no se emplearon materiales metálicos, ni tampoco cemento. Y eso que sus dimensiones son más que considerables en su parte central, ya que el edificio más destacado del conjunto tiene unos 110 metros de largo, casi 100 de ancho y 43 de altura.

Se comenzó a planificar en los años 60 del pasado siglo XX, pero su construcción no se llevó a cabo hasta varias décadas después. Una obra en la que se siguieron las normas del Hinduismo y participaron miles de artesanos llegados de todo el país. Y que en gran parte se financió con muchos donativos, aunque su coste fue espectacular. Comenzando por los materiales, ya que el templo central está construido solo por materiales noves como la piedra rosada rajastaní, que es todo un símbolo de paz y pureza, o el mármol blanco que se hizo traer desde las canteras italianas de Carrara, en la Toscana. El mismo mármol que siempre el favorito de los grandes artistas como Miguel Ángel o Antonio Canova.

De hecho, la obra tiene un alto valor arquitectónico, pero también escultórico. Y es que sus paredes, como es habitual en tantos y tantos templos de esta religión hindú, están desbordantes de figuras que mezclan los más variados motivos, desde flora y fauna, hasta grupos de músicos y danzantes.

A lo largo del edificio, hay un conjunto de centenares de columnas, de tratamiento casi escultórico. Estas columnas y diversos muros son el soporte de hasta 9 cúpulas, la mayor de las cuales se encuentra en el centro. En esta zona también está la estatua principal del conjunto. La figura de Swaminarayan, que se rodea por las representaciones de sus gurús.

No obstante repartidas por el recinto hay otras esculturas de dioses hinduistas, de gurús, de devotos y hasta 148 figuras de elefantes a tamaño real, ya que este es un animal clave en la cultura nacional y en la religión hindú en particular.