Arte

Inicio Escultura, Grecia Artemisa de Éfeso

Artemisa de Éfeso

Publicado por A. Cerra

Artemisa fue la diosa de la caza en la Grecia clásica. Y para los romanos se convirtió en Diana, un personaje mitológico que han reinterpretado numerosos artistas a lo largo de la historia, desde Vermeer o Tiziano hasta grandes escultores como Houdon, autor de la célebre y delicada Diana cazadora.

Artemisa de Éfeso

Sin embargo Artemisa, para los griegos también era la deidad de los animales salvajes y de las doncellas, así como de la fertilidad. Y como tal la vemos representada en esta escultura antigua que hubo de estar el gran Templo de Artemisa en Éfeso, considerado una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, el cual obviamente no ha llegado hasta nuestros días, ya que de aquel ramillete de obras increíbles en la actualidad solo se mantienen en pie las Pirámides de Egipto.

Aquel templo se conocía como Artemision, y en él se mezclaba el culto griego con otras creencias más orientales propias de esta zona del mundo ubicada en Asia Menor, en la actual Turquía. Allí la diosa tenía una fuerte vinculación con los animales, la naturaleza, así como con la fecundidad y la maternidad. De ahí la peculiar iconografía que apreciamos en esta figura, en la que llaman la atención sus múltiples pechos.

Lo cierto es que hay muchos detalles de interés. Por ejemplo, la mujer aparece coronada con unas formas que serían las murallas de la ciudad de Éfeso, que además se refuerzan por la presencia de peligrosos grifos en los laterales.

Además lleva un collar con los signos del Zodiaco, eso sí, de un carácter muy arcaico. Hay quien data la figura en torno al siglo V antes de Cristo, aunque más que posiblemente no sea un original, sino una réplica de época romana. De hecho, la figura fue hallada en el siglo XVIII en la Villa Adriana de Tívoli, una villa que se hizo construir a las afueras de Roma el emperador Adriano, uno de los más grandes admiradores de la Grecia Antigua, quien no dudaba en encargarse réplicas de obras creadas en aquella época. Algo que por otra parte fue muy habitual en tiempos romanos, y gracias a lo cual podemos conocer muchas obras helenas de autores como Policleto o Mirón.

Además hay que tener en cuenta que el Artemision de Éfeso ya fue destruido en la Antigüedad. Las crónicas cuenta que fue incendiado en el año 356 a. C. Un incendio provocado por el pastor local Heróstrato, quien deseaba pasar a toda costa a la posteridad. Y lo logró sin duda, ya que varios milenios más tarde seguimos nombrándolo.

Categorías: Escultura, Grecia