Arte

Inicio Escultura, Renacimiento Busto de Guillaume Froelich, obra de Pierre Bontemps

Busto de Guillaume Froelich, obra de Pierre Bontemps

Publicado por A. Cerra

Esta obra realizada en mármol por el escultor Pierre Bontemps aproximadamente en el año 1562 es un excelente ejemplo de las características de la escultura francesa del Renacimiento.

Se trata de un busto que forma parte del monumento funerario que se levantó en el convento de los Cordeliers en París, en honor del militar Guillaume Froelich, que aunque de origen suizo, trabajo durante años para el ejército francés, hasta su muerte en 1562.

Busto de Guillaume Froelich, obra de Bontemps

Pierre Bontemps fue uno de los artistas que trabajaron en la decoración del Palacio de Fontainebleau, uno de los lugares por donde entraron las ideas del Renacimiento y el Manierismo italiano, ya que allí trabajó ni más ni menos que el gran escultor y orfebre Benvenuto Cellini con obras como su Ninfa.

Es de suponer que contemplando el arte del inmenso artista florentino, aprendería mucho un joven Pierre Bontemps (c. 1504 – 1568). Así como también lo haría del también artista italiano Primaticcio, del cual fue ayudante durante sus trabajos en Fontainebleau, tanto en la decoración de la Cámara del Rey, como en la de la Reina.

Si bien, es cierto que este autor representa una corriente mucho clasicista, algo que no extraña si se sabe que sus primeros trabajos como escultor fueron la restauración de copias de obras de la Antigüedad.

Y lo cierto es que en general, el Renacimiento y el Manierismo en Francia, e incluso el arte del Barroco tuvieron siempre un auténtico tono clasicista.

Volviendo a esta obra que hoy se expone en el Museo del Louvre de París, podemos decir que Bontemps fue un auténtico especialista en este tipo de trabajos de carácter funerario, ya que anteriormente a este había hecho otros como el Sepulcro de Francisco I o el Monumento al Corazón de este mismo rey que hizo para la Abadía des Hautes Bruyères, aunque en la actualidad se conserva en la Basílica de San Denis. Y también se puede nombrar el monumento funerario que hizo en honor del militar Charles Maigny, una obra que en la actualidad también se puede ver en el Louvre.

La verdad es que solo estas tres obras están documentadas por realmente hechas por Bontemps. Se sabe de otras, pero no hay documentación que lo acredite. Si bien, por ejemplo ningún experto en escultura francesa duda de que el busto de Guillaume Froelich sea obra suya, ya que se pueden ver su característico estilo de carácter muy decorativo, preciosista y de tono elegante.

Categorías: Escultura, Renacimiento