Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura Retrato de Casanova de Mengs

Retrato de Casanova de Mengs

Publicado por A. Cerra

Giacomo Casanova es una figura legendaria, pero además fue un personaje real que vivió desde el 1725 hasta el año 1798. Un veneciano que viajó por diversos lugares de Europa y como cuenta su leyenda enamoró a numerosas mujeres, además de que estuvo preso en diversas ocasiones, en especial por sus dotes para el romance amoroso. De ahí su fama universal, pero Casanova fue mucho más que un mujeriego.

Retrato de Giacomo Casanova de Mengs

Fue un personaje muy culto que sabía de música, conoció a grandes personalidades de la época, desde cardenales o el rey Luis XV de Francia hasta Voltaire o Rousseau, le encargaron diversas misiones diplomáticas en varias cortes y también cumplió con misiones secretas. Además de que dejó varios escritos, entre ellos sus memorias, donde nos relata su vida y donde nos podemos hacer una idea de la realidad de este personaje. Además de que su relato nos sirve para seguir su biografía que le llevó a viajar por el norte de Italia, por Roma, por Francia, Alemania o por Bohemia donde falleció. Y también viajó durante casi un año (1767) por España, a ciudades como Madrid, Toledo, Zaragoza o Barcelona.

Un viaje del que dejó muchos episodios escritos, acompañados de interesantes descripciones en lo referente al atraso del país o a sus costumbres. Además de que dejó bien clara la influencia que todavía tenía la Santa Inquisición en el siglo XVIII, cuando las ideas de la Ilustración ya se habían expandido por numerosos lugares de Europa.

De hecho, en España reinaba un monarca que quería establecer esos ideales ilustrados, Carlos III, el cual había hecho traer destacadas personalidades del arte, desde italianos como el arquitecto Francesco Sabatini, autor de obras como la Puerta de Alcalá, hasta el pintor Anton Rafael Mengs, el gran representante de la pintura neoclásica en España.

Pues bien, a Mengs lo conoció en persona y en España el propio Casanova, y parece que ser que no hubo demasiada química entre ambas personalidades. De hecho, dejó por escrito una punzante crítica hacia él, diciendo que tenía “la loca convicción de poseer la pintura de Antonio Correggio y de Rafael de Urbino”. Porque parece ser que se llevó un desaire del pintor.

Por esa razón parece bastante plausible que el retrato que aquí vemos no sea obra de Mengs, si bien desde que se halló en 1952 se ha considerado al autor alemán como su creador. No obstante, dada su fecha de 1760 y la mala relación entre ambos, muchos críticos optan por el pintor que realizó este retrato sería el italiano Francesco Narici (1719 – 1783).

Categorías: Neoclasicismo, Pintura