Arte

Inicio Abstraccionismo, Pintura Ritmo. La alegría de vivir de Robert Delaunay

Ritmo. La alegría de vivir de Robert Delaunay

Publicado por A. Cerra

Robert Delaunay es el máximo representante de un nuevo estilo artístico, el Orfismo, que surgió entre las múltiples vanguardias de comienzos del siglo XX.

Este pintor francés nacido en 1885 y muerto en el año 1941 llegó a inventarse el Orfismo combinando elementos procedentes del vigente estilo cubista, el más moderno por aquellos años, con otros elementos aprendidos de los pintores futuristas. Y en realidad, aunque él se oponía a la pintura cubista representada por grandísimos artistas de la talla de Pablo Picasso y Georges Braque, lo cierto es que el Orfismo es una derivación y una modificación de ese estilo. Tanto es así que el poeta Apollinaire fue quien bautizó a su estilo artístico con la pomposa denominación de Cubismo Órfico.

Ritmo. La alegría de vivir

Además, Delaunay para crear ese estilo parte como lo habían hecho los artistas cubistas del estudio de las obras de Cezanne, y tras ese estudio y análisis de la producción de Cezanne quiere modificar las formas a partir del color y la articulación rítmica de la imagen.

Pero será en el año 1912, fecha en la que se realizó este cuadro, cuando incluya por primera vez el elemento más característico de su pintura: el disco. Se trata de una forma curva, lo cual ya le diferenciaba mucho de las tendencias cubistas donde predominaban las rectas y los ángulos. Y por otro lado, sus tonos de color también se alejan del Cubismo y le acercan más a los colores empleados por los artistas representantes del movimiento futurista, aunque sin duda la pintura de Delaunay y, en general el Orfismo, es un estilo mucho más abstracto que el Futurismo.

Fue entre 1912 y 1914 cuando realizó sus obras más afamadas, ya que en ese último año entró en un periodo de profunda crisis, y lo cierto es que sus cuadros no volvieron a tener la misma calidad hasta la década de los años treinta.

Uno de los rasgos definitorios de la pintura de Delaunay es que él solía improvisar directamente sobre el lienzo, ya que pensaba que la estructura del cuadro se iba generando a sí misma. Creía que la generación circular de la luz a partir de sus clásicos discos era el principio fundamental de todo lo existente. Y a partir de ella él iba creando y pintando estructuras de color densamente entrelazadas, y en ocasiones moduladas de una forma muy compleja.

Categorías: Abstraccionismo, Pintura