Arte

Inicio Arquitectura, Paleocristiana Basílica Santa Práxedes, Roma

Basílica Santa Práxedes, Roma

Publicado por Laura Prieto Fernández

Durante los siglos XIV y XV se desarrolló un movimiento artístico y cultural que revolucionó el continente europeo y afectó a la cultura y al modo de vida que hasta entonces se había conocido, el Renacimiento italiano. No obstante, lo que parece ser menos conocido para el gran público es que Europa ya había contado con un Renacimiento anterior, el Renacimiento carolingio; esta etapa se desarrolló durante los últimos años del siglo VIII y principios del siglo IX cuando se produjo un auge sin igual en el ámbito cultural y artístico levantándose un buen número de iglesias.

santa_prassede_rome_-_interior

Es precisamente en este contexto cuando se levanta la iglesia que comentamos en la entrada de hoy, una basílica situada en Roma que en ocasiones se ha visto eclipsada por su proximidad a un templo de mayores proporciones, la basílica de Santa María la Mayor, la conocida como Basílica de Santa Práxedes.

Parece ser que la actual basílica se encuentra ubicada en el mismo lugar que se encontraba un pequeño oratorio que databa del siglo II y en el que según la tradición –en realidad no hay datos objetivos acerca de ello- se encontraban los restos de Santa Práxedes y Santa Prudenciana. Ambas mujeres fueron hijas del senador Prudencio y se convirtieron en mártires al ser asesinada por tratar de dar santa sepultura a otros mártires. De lo que sí se han encontrado evidencias es que el templo que hoy se puede observar en la ciudad de Roma fue levantado sobre una estructura anterior que databa del siglo V mientras que éste parece ser del siglo VIII, en concreto los expertos creen que se levantó en el año 780 por encargo del papa Adriano I.

En el interior de la basílica se conserva una de las mayores reliquias de la cristiandad, la sección del pilar sobre el que supuestamente Jesucristo fue flagelado y que fue hallado por Santa Elena, la madre del emperador Constantino I. Pero si en realidad por algo debemos destacar la basílica de Santa Práxedes es sin lugar a dudas por sus magníficos mosaicos. Así por ejemplo en el altar mayor encontramos la representación de Jesucristo flanqueado por las figuras de San Pedro y San Pablo quienes presentan a Santa Práxedes y Santa Prudenciana a Dios. Otro de los mosaicos, esta vez el del arco que da acceso al ábside principal, representa a doce hombres que sostienen coronas triunfales y dan la bienvenida al reino de los cielos a las almas de los fieles.

Categorías: Arquitectura, Paleocristiana