Arte

Inicio Barroco, Pintura La erección de la Cruz, Rubens

La erección de la Cruz, Rubens

Publicado por Laura Prieto Fernández

La erección de la cruz, también conocida como El levantamiento de la cruz o incluso más sencillamente como El levantamiento, es una obra realizada en óleo sobre lienzo por el artista flamenco Pedro Pablo Rubens. En este lienzo el artista ha conjugado las influencias de la estatuaria clasicista con las formas italianas del renacimiento que el pintor pudo conocer de primera mano. Las obras de Rubens se caracterizan por la fuerza de su colorido y la expresividad de sus personajes, así como buen artista barroco Rubens no deja impasible al espectador, más bien todo lo contrario sus obras abarcan un registro tan amplio que pueden llevarnos perfectamente desde la conmoción a la melancolía.

Peter_Paul_Rubens_-_De_kruisoprichting

Pedro Pablo Rubens (1577 – 1640) es el mejor representante de la escuela barroca en Flandes. Hijo de una familia acomodada Rubens recibió una esmerada educación humanista, sus habilidades como pintor pronto estuvieron de manifiesto por lo que ingresó como aprendiz en el taller de algunos pintores de Amberes, los cuales no pudieron enseñarle demasiado ya que el genio pictórico del artista pronto les superaba. Quizás, mucho más decisivo para su formación fue el viaje que el artista realizó a Italia donde pudo conocer no sólo las ruinas de la Antigüedad Clásica sino también las grandes aportaciones de los pintores renacentistas y las nuevas tendencias lumínicas que imponía Caravaggio.

Todas estas influencias se pueden apreciar en la pintura del artista ha su vuelta a Amberes, de hecho la obra que aquí nos ocupa es una de las primeras representaciones que el pintor realizó tras su llegada de Italia. La obra fue encargada por uno de los comerciantes más destacados de la ciudad y amigo del pintor, Cornelis van der Geest, para el altar mayor de la iglesia de Santa Walpurgis. La elevación de la cruz, es la tabla central del tríptico que decoraría este altar, en los paneles laterales el artista resolvió la composición con figuras de santos que observaban la escena central.

Nos encontramos ante un lienzo de formato vertical que representa una de las escenas de la Pasión de Jesucristo, concretamente el momento en el que Cristo ya se encuentra clavado a la cruz y los soldados se disponen a elevarlo. La figura de Jesucristo en una marcadísima línea diagonal es el centro de la composición, parece clara la influencia de la obra El entierro de Cristo muerto de Caravaggio en la potente diagonal que Rubens aún representa más marcada. Especial mención merece el gesto del crucificado que, eleva sus ojos hacia el cielo en un gesto de súplica, en este lugar debía de situarse las esculturas de Dios Padre y los ángeles en el altar mayor.

Alrededor de la cruz un buen número de hombres musculados completa la composición, en su musculatura y en las posturas con diversos escorzos se hace patente la influencia de Miguel Ángel. Los soldados presentan grandes gestos de esfuerzo para elevar la cruz, como si la figura de Jesucristo fuese demasiado pesada.
En la actualidad la pintura se encuentra en el crucero de la Catedral de Amberes.

Categorías: Barroco, Pintura