Arte

Inicio Arquitectura, Barroca Girolamo Cassar, el arquitecto maltés

Girolamo Cassar, el arquitecto maltés

Publicado por A. Cerra

El aspecto actual de la capital de Malta, La Valeta, en gran parte se debe a las creaciones arquitectónicas de Girolamo Cassar. No se sabe a ciencia cierta la fecha de su nacimiento, ni la de su muerte, pero sus biógrafos dicen que viviría más o menos entre el 1520 y 1592, un periodo clave para el asentamiento de la Orden de San Juan de Jerusalén en Malta, ya que durante ese tiempo, sobre todo a partir de 1566 es cuando los caballeros de la Orden maltesa decidieron fortificar y posteriormente construir La Valeta, y en todo ese proceso participó muy activamente Girolamo Cassar.

Palacio Gran Maestre de la Orden de Malta

Antes de eso el propio Girolamo intervino como ingeniero militar en acontecimientos claves como la Batalla de Djerba o el Gran Sitio de Malta por parte del Imperio Otomano, un episodio que determinó la construcción de la actual La Valeta.

De hecho, se le encargó la completa fortificación de la nueva ciudad al arquitecto italiano Francesco Laparelli, del cual Cassar se convirtió en su asistente. Su principal asistente ya que acabó sucediéndole al frente del proyecto, e incluso fue admitido como caballero de la propia Orden de Malta.

Así que tras participar como ayudante en la construcción de murallas, bastiones y fortalezas como el Fuerte de San Elmo a la entrada del Gran Puerto de Malta, se encargó directamente del diseño de los edificios del interior de la ciudad, sobre todo los distintos Albergues que eran la residencia de los caballeros, así como también diseñó el Palacio del Gran Maestre o la Co-Catedral de San Juan, un templo que en la actualidad alberga los grandes tesoros artísticos del país, especialmente la célebre Degollación del Bautista de Caravaggio.

Co-Catedral de San Juan de La Valeta

Girolamo tras convertirse en el arquitecto e ingeniero de la Orden dedicó todo un año para viajar por Italia, sobre todo por lugares como Roma, Nápoles o Lucca para aprender mucho de la arquitectura del pasado, de las fortificaciones militares, los palacios señoriales, y de paso se empapó del arte manierista vigente en la época, el cual luego manifestó en algunas de sus construcciones, como por ejemplo se puede ver en el Albergue de Castilla, antigua residencia de los caballeros procedentes de Castilla, León y Portugal, y actualmente sede del Primer Ministro maltés.

Albergue de Castilla

En definitiva, que como decíamos al principio, el aspecto de La Valeta sería muy diferente sin todos los edificios que diseñó este arquitecto, ya que además de los citados, también concibió los primeros Albergues de Aragón, Italia, Alemania o Provenza, así como iglesias como Nuestra Señora de la Victoria, el convento carmelita o el templo de San Agustín, entre otras construcciones en la capital. A lo que habría que sumar sus obras en otras poblaciones maltesas, como por ejemplo el Palacio de Verdala en Buskett o la iglesia de San Marcos en Rabat, en el interior de la isla.

Categorías: Arquitectura, Barroca