Arte

Inicio Escultura, Gótica Tumba de Felipe el Atrevido de Klaus Sluter

Tumba de Felipe el Atrevido de Klaus Sluter

Publicado por A. Cerra

Este mausoleo en la actualidad se encuentra expuesto en el museo de la ciudad francesa de Dijon. Se trata de una obra escultórica que se comenzó mucho antes de la muerte del duque, pero que lógicamente no se pudo concluir hasta después de la muerte del mismo. Concretamente se acabó entre los años 1405 y 1410.

En ella reposan los restos del cuerpo del duque de Borgoña Felipe II, conocido por el sobrenombre de El Atrevido o El Audaz dado el enorme valor que demostró en los campos de batalla de su juventud. Este duque fue uno de los máximos representantes de la dinastía de Valois que por aquel entonces gobernaba en tierras borgoñonas.

Tumba del duque Felipe el Atrevido

La obra la diseñó y realizó el escultor de origen holandés Klaus Sluter, aunque fue acabada por su sobrino Klaus de Werbe. En ella se combinan diferentes materiales, aunque destacan el mármol de diversos colores y el alabastro. Sus formas y composición sirvieron de modelo para muchos otros mausoleos góticos.

Se trata de una tumba rectangular en cuya parte superior está representado el cuerpo escultórico y yacente del duque, y toda la caja del mausoleo está rodeada en su parte inferior por una galería de arcos góticos cobijando las figuras de llorantes. Todas estas figuras exentas fueron trabajadas de forma independiente y representan la gran procesión que acompañó al cadáver desde el lugar de su muerte hasta su enterramiento en Dijon. En realidad cada una de esas figuras se podía identificar, porque se trataba concretamente de nueve clérigos y monaguillos, dos militares y hasta una treintena de familiares.

El uso del mármol negro para la caja y el alabastro blanco para la galería de arcos y llorantes, crea una bella bicromía. Y además de su belleza y tiene una calidad artística indudable, tanto que eso fue lo que la salvó de ser destruida durante los procesos revolucionarios en la Francia de finales del siglo XVIII.

En cuanto al estilo de Sluter, se puede decir que busca representar actitudes verdaderas y humanas, basta ver las figuras del cortejo para comprobar cómo aparecen rezando, se aíslan en su tristeza o se comunican entre sí con sencillos gestos de complicidad y dándose consuelo.

Su enorme calidad como escultor se aprecia en las ropas de todos los personajes, siempre con pliegues extraordinariamente bien trabajados, cada uno de forma individual y convertidos en elementos plásticos que reafirman el sentimiento de emoción que transmite todo el conjunto. En realidad, Sluter está dejando atrás muchas de las características del primer gótico y dando las claves para el nuevo estilo del Gótico Internacional, ya que consigue liberar a las figuras de su marco arquitectónico, dotando a cada estatuilla de una autonomía espacial.

En cuanto a las figuras que hay sobre la losa negra, estas son en las que trabajó más su sobrino Klaus de Werbe, y son un gran retrato del duque ya fallecido, con un león a sus pies como símbolo de su valentía y poderío, y dos angelotes junto a su cabeza. Lo cierto es que las características artísticas del sobrino son muy similares a las de su tío Sluter y se puede apreciar que había asimilado a la perfección el estilo del maestro, lo cual se notaría aún más en su obra posterior y más importante, tumba del duque Juan sin Miedo.

Categorías: Escultura, Gótica

No hay comentarios para “Tumba de Felipe el Atrevido de Klaus Sluter”