Arte

Inicio Grecia, Pintura La pintura griega y la cerámica pintada (III)

La pintura griega y la cerámica pintada (III)

Publicado por Chus

Tabla de contenidos de La pintura griega y la cerámica pintada

  1. La pintura griega y la cerámica pintada (I)
  2. La pintura griega y la cerámica pintada (II)
  3. La pintura griega y la cerámica pintada (III)
  4. La pintura griega y la cerámica pintada (IV)

Clitias es el nombre de un destacado artista que usó la técnica de las figuras negras, en los años 570-560 antes de Cristo. En el “Vaso François”, en la decoración del asa representa al héroe Ayax intentando levantarse, llevando a cuestas el cuerpo muerto de su amigo Aquiles. Se trata de una conmovedora escena, ya que al héroe le cuesta levantarse al sujetar el enorme cuerpo de Aquiles sobre su hombro izquierdo. El cuerpo muerto tiene los brazos lacios, sin vida, su cabello cuelga pesadamente, el ojo visible está cerrado, contrastando con el de Ayax, abierto, lleno de tristeza por la pérdida de su amigo. Como Aquiles era un corredor veloz (“Aquiles, pies ligeros”), el pintor Clitias dibuja con gran detallismo sus piernas, las rótulas, los músculos, etc.

Anfora de Eutimides

Aunque, sin duda, el más famoso de los artistas de las “figuras negras” fue Exekias, que trabajó en el tercer cuarto del siglo VI antes de Cristo. Un perfecto ejemplo del refinamiento de sus obras es la pintura de un ánfora que muestra a Ayax y Aquiles jugando a un juego de mesa, datada en torno al 540-530 antes de Cristo, que actualmente se encuentra en el Museo Vaticano (Roma). Los dos héroes aparecen sentados, inclinados sobre un cuadrado que hace las veces de mesa, donde se sitúa el tablero, vestidos con unas capas con delicados bordados. La composición es serena, mostrando una escena plácida con la atención de los personajes fija en el juego. Al estar inclinados, la curvatura de su espalda reproduce la del ánfora y, sus lanzas se sitúan inclinadas respetando la curvatura del soporte y llevando la vista del espectador hacia las asas y los escudos de los dos personajes situados detrás de ellos.

Pero la técnica de las “figuras negras” no fue la única invención de los griegos, ya que en torno al año 530 antes de Cristo aparece la técnica de las “figuras rojas”, que rápidamente va a ser adoptada por los mejores pintores. Lo que se hizo fue invertir el proceso tradicional en la combinación de colores y, en lugar de pintar figuras negras sobre un fondo rojo anaranjado, se dejaron las figuras del color natural de la arcilla y se pintó el fondo de negro. Esta nueva técnica tenía muchas ventajas, pues conservando el fuerte contraste decorativo de los colores, daba mayor campo de acción a los dibujos, ya que se podía utilizar un cepillo flexible en lugar de una dura herramienta para grabar, con lo que las anatomías se hicieron más vivas, las telas de los vestidos más suaves y las figuras más llenas de vida.

Eutímides fue un pintor de la última década del siglo VI antes de Cristo que usó la técnica de las “figuras rojas”. Le preocupaban (como a los escultores de relieves y a los pintores tradicionales de la época, según sabemos por los cronistas) los problemas que planteaba la representación tridimensional, el como mostrar figuras llenas, redondas, convincentes, en escorzos, para lo que empezó a experimentar con escenas de la vida diaria, que habían sido un tema menor en las “pinturas negras”. Entre sus obras más conocidas está el ánfora que reproduce a tres juerguistas borrachos (se encuentra en el Museo de Antigüedades de Munich (Alemania). El personaje que está en el centro es el más sorprendente, pues está colocado de espaldas, ofreciendo así un nuevo punto de vista, pintado con ingenio y con gran calidad y excelencia en el dibujo, sugiriendo la solidez y el volumen en las figuras, convirtiendo la superficie del ánfora en un campo de exhibición de los avances en la captación de la perspectiva. El autor estaba orgulloso y satisfecho de su obra, tanto que llegó a escribir en el vaso “Eupronios [pintor rival, muy reputado en su época] nunca hizo nada tan bueno”

Categorías: Grecia, Pintura