Arte

Inicio Arquitectura, Mudéjar Iglesia Santiago del Arrabal

Iglesia Santiago del Arrabal

Publicado por Laura Prieto Fernández

La iglesia de Santiago del Arrabal es una de las construcciones más destacadas de estilo mudéjar, un término que se ha acuñado para las construcciones islámicas que se levantaron en territorio cristiano y en torno a las cuales se observan distintas escuelas. En esta ocasión se trata de un templo que pertenece al estilo mudéjar toledano.

santiagoarrabal3

La Iglesia de Santiago del Arrabal se levantó en la zona norte de la ciudad de Toledo, al lado de la famosa Puerta de Bisagra. La construcción dataría del siglo XIII, en torno a 1256. Se trata de una iglesia con planta de cruz latina y un marcado transepto, cuyo espacio interno se divide en tres naves con la mayor más alta y ancha que las laterales. La cabecera es tripartita con tres ábsides semicirculares.

En cuanto al sistema de cubrición se han utilizado alfarjes de madera con tirantes que dividen la techumbre adintelada en diferentes paños; en la techumbre de la nave central aún se pueden observar hoy las decoraciones mudéjares a base de motivos geométricos y vegetales. En el interior del templo se observan algunos detalles como la zona del crucero que ha sido cubierto con bóveda de crucería o el interior de las naves que se articula con arcos apuntados que están más cerca de la estética gótica que del mudéjar.

El templo ha sido levantado utilizando una combinación de ladrillo y mampostería, típico del mudéjar toledano y del castellanoleonés pero lo cual no impide que en el exterior del templo se haya desarrollado una magnífica decoración: Los tres ábsides de la cabecera están recorridos por sucesiones de arquerías que se superponen entre sí formando tres pisos, en la zona inferior se ha utilizado un zócalo desde donde partes las arcadas que además son dobles. Se hace apreciable el uso de distintos tipos de arcos: medio punto, apuntado, polilobulados… Los vanos no tienen otra función que la meramente decorativa y tan sólo algunos de ellos albergan en su interior estrechas ventanas saeteras.

A lo largo de todo el perímetro del templo encontramos diseminados pequeños rosetones fabricados en ladrillo que se flanquean con arquillos lobulados o se enmarcan en dinteles con tracerías. Exenta al resto del edificio encontramos una torre de planta cuadrangular cuyo primer nivel es incluso anterior al propio templo remontándose hasta el siglo XII.

Destaca igualmente la decoración que enmarca las tres portadas de acceso –una a los pies y otra en cada uno de los lados del crucero- al templo. En la portada principal, la de los pies, encontramos un alfiz con tracerías de ladrillo que enmarca dos arcos, uno polilobulado y otro de herradura que sirve como acceso al templo. En cuanto a la decoración interior también encontramos elementos decorativos fabricados en ladrillos, se siguen utilizando los mismos motivos que en el exterior del templo, pero éstos se combinan con representaciones geométricas y vegetales o incluso símbolos musulmanes como la mano de Fátima.

Hoy la iglesia de Santiago del Arrabal es uno de los mejores exponentes del arte que los mudéjares desarrollaron en la que una vez fue la capital del reino cristiano.

Categorías: Arquitectura, Mudéjar