Arte

Inicio Pintura Autorretrato en su estudio de Luis Paret y Alcázar

Autorretrato en su estudio de Luis Paret y Alcázar

Publicado por A. Cerra

Autorretrato en su estudio de Luis_Paret

Este cuadro lo pintó hacia el año 1780 el pintor español Luis Paret y Alcázar, y en la actualidad la obra forma parte de la colección del Museo del Prado en Madrid.

Lo cierto es que la calidad pictórica de Paret y Alcázar es indudable. Pero también es cierto que este autor u otros de su generación como Francisco Bayeu o Salvador Maella, como toda la pintura española del siglo XVIII ha quedado completamente eclipsada por el talento de un genio de la talla de Francisco de Goya.

Luis Paret se puede definir como un pintor de gusto delicado, exquisito, con una pincelada muy dulce y de gran sensibilidad. En definitiva, un magnífico exponente del arte rococó hispano. Una producción artística que está perfectamente reflejada en el Prado con obras como La comida de Carlos III, o El baile de las máscaras, además de sus muchos dibujos.

Y entre todas esas obras destaca este Autorretrato en su estudio. Un cuadro de pequeño formato (40 x 32 cm) en el que se nos muestra en su lugar de trabajo. Vemos un cuadro al fondo, sobre un naufragio. Y además de eso vemos todos los útiles de su profesión. Ahí están sus carpetas, bustos, lienzos, paletas con pintura,…

Paradójicamente es como si se hubiera tomado un descanso para posar en su autorretrato, algo completamente imposible. Pero así se nos muestra en una actitud relajada, por cierto muy similar a la que se ve en el Retrato a Jovellanos de Goya. Está en un sillón, como meditando. Elegantemente vestido pese a ser su lugar de faena. Es un tipo de retrato de aires melancólicos que se puso muy de moda en esa época, y con esa pose quisieron posar muchos pintores, filósofos o científicos.

Los investigadores han querido ver como varios cuadros dentro del cuadro. Ya que por una parte está lo más obvio, el autorretrato en el que Paret se nos presenta como pintor y también como humanista y pensador. Por otro lado está el cuadro ovalado sobre el caballete, el cual se supone que representa el naufragio del San Pedro de Alcántara. Y por último, en la mesa se pueden ver unos planos que está estudiando el artista, y se sabe que se le encargó levantar un plano del lugar donde ocurrió aquel naufragio. Porque el objetivo de Luis Paret es presentarse ante el espectador como un pintor pero que no solo trabaja con los pinceles, sino que sobre todo lo hace con su mente y sus reflexiones.

Y todo ello, no lo olvidemos, es capaz de representarlo en un tamaño tan pequeño.

Categorías: Pintura