Arte

Inicio Pintura, Postimpresionismo Bodegones de Cezanne

Bodegones de Cezanne

Publicado por Laura Prieto Fernández

Al igual que ocurre con muchas otras materias el mundo de las Bellas Artes o Artes Plásticas también está sometido a una ordenación, de modo que se establece una jerarquización entre unas u otras disciplinas; incluso, dentro del propio campo pictórico se ha establecido un orden de importancia para los diversos géneros artísticos de modo que a lo largo de la historia la importancia que se le concedió a la pintura de género no fue la misma que al bodegón.

bodegon-frutas1-paul_cezanne

El bodegón ha sido considerado como el género menos prestigioso de la pintura, a juicio de los académicos franceses del siglo VII la pintura de bodegones resultaba más sencilla que las demás ya que el artista se limitaba a plasmar una copia de la realidad. No obstante algunos artistas reivindicaron el poder y la fuerza del bodegón y uno de ellos fue el artista postimpresionista Paul Cezanne, que aquí nos ocupa.

Cezanne (1839 – 1096) es uno de los mejores representantes de la estética postimpresionista y su producción artística junto con la de algunos de sus compañeros como Gauguin o Van Gogh, dará paso a las nuevas concepciones artísticas desarrolladas por las vanguardias en el siglo XX. En un momento en el que la pintura impresionista se preocupaba tan solo de los efectos lumínicos, las obras de bodegones de Paul Cezanne se recreaban en las formas bien definidas y en las composiciones cuidadas.

Quizás estas composiciones sean lo más llamativo de sus bodegones, ningún elemento en las obras de Cezanne se deja al azar sino que todo está profundamente estudiado y milimetrado. Cada uno de los elementos que forman un conjunto en sus lienzos tiene un espacio definido y propio y éste no podría estar colocado en ningún otro sitio de la composición. Por otro lado, debemos destacar como las formas que Cezanne introduce en sus lienzos ya tienden hacia los volúmenes sencillos –siguiendo esa misma línea de simplificación volumétrica Picasso y Braque llegaron al cubismo- que tendrán su máximo alcance en obras de la última etapa del artista como La montaña de Santa Victoria.

De esta manera podemos señalar algunos de ejemplos más destacados de bodegones realizados por Cezanne como Bodegón con cebollas en el que podemos observar una combinación de tonalidades suaves que produce gran armonía. En el lienzo la composición está centrada en la izquierda del cuadro de manera que parece un enfoque fotográfico más que pictórico.

A finales del siglo XIX el artista pintó la que sería su Naturaleza muerta más destacada y reconocida, Bodegón con naranjas y manzanas. En la obra el colorista el tapiz de la pared parece establecer una composición bidimensional que el artista rompe con el mantel blanco de grandes pliegues que logra dar profundidad a la escena. En esta ocasión podemos apreciar como esa simplificación de formas se ha llevado hasta el extremo con las naranjas que están sobre el frutero, éstas son tan solo formas redondeadas que reconocemos precisamente gracias al color y no a la forma.

Categorías: Pintura, Postimpresionismo