Arte

Dubái Frame

Publicado por A. Cerra

Se desconoce hacia dónde va la arquitectura hoy en día, pero lo que está claro que es que los grandes proyectos que se llevan a cabo en el mundo cada vez son más caros, ya que o bien se busca crear construcciones totalmente novedosas o bien el objetivo es plasmar la más exagerada opulencia e incluso batir cualquier tipo de record.

Es decir, se necesitan cantidades ingentes de dinero para ejecutar este tipo de proyectos, de ahí que muchas de las propuestas más llamativas de los últimos años se hayan realizado en países emergentes en los que circula una grandísima cantidad de dinero. Y como ejemplo podemos hablar de la Torres Petronas de Kuala Lumpur en Malasia, o de la Mezquita de Sheikh Zayed en Abu Dhabi, capital de uno de los Emiratos Árabes Unidos.

Dubái Frame

Pues bien en otra de las grandes y riquísimas ciudades de esos Emiratos Árabes, ahora en Dubái, se está construyendo otro de esos edificios que pretenden marcar una época, o al menos salir en los noticieros de todo el mundo. Y es que en este tipo de obras siempre hay algo de megalomanía tanto por parte del encargante como de quién lo proyecta y lo lleva a cabo.

En fin, que estamos hablando del Dubái Frame proyectado por el arquitecto mexicano Fernando Donis.

El Dubái Frame es un gigantesco marco para una ventana abierta a la ciudad. Ese es su aspecto y para ello se han elevado dos torres de 150 metros de altura, cuyas partes superiores se unen mediante un puente acristalado de unos 100 metros de desarrollo.

El objetivo es que el edificio enmarque la ciudad en visitas áreas, y también que los visitantes de Dubái, asciendan a su parte más alta para contemplar el particular skyline de esta ostentosa ciudad rodeada de desierto. Un skyline en el que se descubre la construcción más alta levantada hasta el momento por el hombre, el Burj Khalifa con 828 metros de altura, y que es otra prueba del tipo de arquitectura que se realiza por estas latitudes.

Pero el Dubái Frame no va a ser solo un mirador situado en una zona de ocio a las afueras de la ciudad. Por cierto, para ascender a ese mirador habrá que subirse en un vertiginoso ascensor transparente. Y además de contemplar las vistas, en el interior habrá un museo con la historia de este territorio, sobre todo centrado en su rapidísimo desarrollo en la últimas décadas.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea