Arte

Mariano Fortuny y la moda

Publicado por A. Cerra

Mariano Fortuny y Madrazo (1871 – 1949) fue hijo del gran pintor Mariano Fortuny y Marsal que durante el siglo XIX representó la modernización del arte español con obras como La Vicaría.

Su hijo también fue pintor, pero además fue mucho más. También desarrolló trabajos en grabado, escultura, fotografía, iluminación, decoración y diseño textil. Por ejemplo, en lo referente a su fotografía, él mismo elaboraba su papel fotográfico y encuaderna sus más de 200 álbumes con más de 12.000 imágenes.

Retrato de Henriette ante el espejo de Fortuny

Retrato de Henriette ante el espejo de Fortuny

Era un apasionado de la luz, por eso en el palacio veneciano donde residía, el palazzo de Orfei, diseñó una cúpula que genera multitud de efectos lumínicos. Una creación que fue capaz de vender a la empresa alemana AEG y que fue instalada en numerosos teatros europeos. Por cierto, en ese palacio de Orfei, trabajó como cónsul español en Venecia durante muchos años.

En definitiva, Fortuny fue una especie de Leonardo da Vinci de comienzos del siglo XX. Destacó en muchas facetas, pero sobre todo en el mundo textil y en su relación con la pintura.

De hecho se había esposado con Henriette Nigrin, una diseñadora de ropa famosa en su tiempo por crear junto a su marido el vestido Delphos. Una obra inspirada en la escultura del Auriga de Delfos de la Grecia Antigua, concebida tras un viaje de ambos a tierras helenas. Aunque no fue esta la única influencia que se ven en los cuadros y diseños de Fortuny.

También se aprecian ecos de la Florencia renacentista y de la Venecia del siglo XVII, y otras más lejanas procedentes de China, Persia, América del Sur o Egipto. Todas estas influencias las trasladó a sus telas, tanto en el sentido de la pintura como en el del diseño de vestuario, unos diseños que se utilizaron en representaciones teatrales y operísticas de los principales escenarios de Europa, como el famoso Teatro de la Scala de Milán.

A lo largo de su vida, desarrolló una ingente producción artística y de diseño, mucha de ella en su residencia veneciana donde falleció. A su muerte, su esposa quiso legar el palacio y todos los tesoros que se albergaban en su interior al gobierno español. Pero el entonces régimen franquista que gobernaba en España desechó el ofrecimiento, tildando al artista de modistillo.

No obstante, con el paso de los años se ha ido conociendo en profundidad la obra de Mariano Fortuny y Madrazo, y los historiadores del arte poco a poco han ido poniendo en valor su poliédrica producción. De hecho, hoy ese palacio de Orfei es el Museo Fortuny de Venecia, y allí se expone la obra que ilustra este post. Se trata de un retrato de esposa, titula Henriette ante un espejo, y el artista la realizó en 1930.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX