Arte

Inicio Escultura, Grecia Cabeza de Dipylon

Cabeza de Dipylon

Publicado por A. Cerra

Este fragmento de una escultura de mármol apareció en un yacimiento de Atenas, y se conserva en el Museo Arqueológico de la capital de Grecia.

Es una cabeza, de unos 44 centímetros de altura, es decir de un tamaño mayor al natural. En esta Cabeza de Dipylon se pueden ver muchas de las características habituales de la escultura griega más arcaica. De hecho, muchos de sus elementos se pueden apreciar en otras obras de ese periodo artístico, como es el caso del Kouros de Sunion, o el Kouros de Volamandra, si bien en esos dos casos nos ha llegado prácticamente la figura completa, y no solo la cabeza.

Cabeza de Dipylon

Posiblemente estamos ante los restos de una estatua de carácter funerario, que se realizaría entre los años finales del siglo VII antes de Cristo y las primeras décadas de la centuria siguiente. Unas fechas que la hacen prácticamente contemporánea de otras cabezas marmóreas encontradas en Delfos, aunque en el caso de la de Dipylon, se aprecia que hay una captación muy vigorosa de la forma, y sobre todo de la relación entre el cráneo y el rostro.

Ese rostro posee ciertos rasgos muy acusados, sobre todo en lo referente a las cejas y los párpados o el puente nasal, que de forma muy geométrica enmarca unos ojos enormes de forma almendrada y saltones. Pero pese a esas exageraciones, lo cierto es que no se puede decir que transmitan expresión alguna, algo que es muy habitual en las creaciones artísticas de periodos primitivos. También es muy primitivo el carácter ornamental que se le da a la representación de las orejas. Y lamentablemente poco podemos decir respecto a su nariz y sus labios, ya que en esas partes la escultura están seriamente dañada y no se puede saber como estuvieron labradas.

Sin embargo, sí se puede asegurar que esta gran cabeza pertenecería a una figura completa en la que dominaría la idea de frontalidad, algo heredado de la escultura de Oriente. De ahí, su simetría, su cuello tan rígido y la cabeza perfectamente centrada. También es muy propio del arte arcaico griego el tipo de cabello que luce el personaje, una melena estilizada geométricamente.

En definitiva, esta obra es un buen exponente de los comienzos del arte de la Grecia Antigua, y sobre todo de la llamada Escuela Ática, la cual estuvo en continua evolución durante este periodo, ya que en las décadas posteriores los artistas de esta escuela estilística desarrollaron obras tan importantes como el Moscóforo o la Koré del Peplo.

Categorías: Escultura, Grecia